Preocupa al sistema bancario que muchos préstamos no se devuelvan nunca

¿Qué tan seguros son los bancos? Es una pregunta que se hacía durante la crisis financiera de 2008 y que ahora vuelve a surgir al estar más claro cuál será el costo económico de la crisis de coronavirus. El sistema bancario está en el corazón de los esfuerzos de los gobiernos por apuntalar las economías. Los bancos soportan gran parte de la presión otorgando préstamos a empresas y consumidores que debido a la pandemia perdieron su fuente de sustento.

Preocupa que muchos de estos préstamos nunca se devuelvan. Un nuevo informe sugiere que los bancos europeos podrían enfrentar pérdidas por préstamos de hasta 800.000 millones de euros en los próximos tres años. La cifra corresponde a la estimación en el peor escenario, incluyendo un segundo brote grave del virus, pero es algo a lo que deberían estar atentos los reguladores y los altos ejecutivos de los bancos.

Los resultados del segundo trimestre que se conocerán en los próximos días brindarán mayor claridad. El suizo UBS vio caer sus utilidades debido a que las mayores previsiones para préstamos incobrables contrarrestaron el sólido desempeño de su división de trading. Los ingresos más altos en esa misma unidad también dominaron los resultados de los cinco bancos más grandes de Wall Street y eclipsaron los u$s 20.000 millones de previsiones para préstamos incobrables del trimestre. Pero la alegría duró poco, y Jamie Dimon, de JPMorgan, ya advirtió de una desaceleración en la segunda mitad del año.

Dada la gravedad de la crisis financiera actual, los reguladores han relajado las normas de auditoría y brindan a los bancos mayor libertad para disminuir las reservas para absorción de pérdidas. Esta medida es inevitable a corto plazo, pero preocupa que algunos bancos busquen no hacer grandes previsiones ahora. Deberían resistirse a la tentación de hacerlo.

Los bancos de hoy son más resilientes que hace 12 años, tienen mayor liquidez y mayores niveles de capital. En Estados Unidos, la Reserva Federal comparó el mes pasado las reservas de los grandes bancos con las pérdidas que podrían afrontar en una serie de escenarios económicos relacionados con el coronavirus.

En el peor de los casos, el ratio promedio pérdidas/préstamos subió a 10%, lo que indica u$s 700.000 millones en pérdidas totales para el sector. Esta cifra puede ser elevada, pero las reservas de capital de la mayoría de los bancos no se agotarían; los ratios de capital agregado caerían del 12% del cuarto trimestre de 2019 al 7,7%.

A los bancos europeos les podrían peor. Son menos rentables que sus pares estadounidenses y muchos, en particular los del sur de Europa, siguen teniendo altos niveles de deuda heredada.

En Estados Unidos, la Reserva Federal le dijo a varios bancos que tenían que preservar el capital y que en el tercer trimestre debían limitar el pago de dividendos y suspender las recompras de acciones. Los ejecutivos y reguladores bancarios europeos deberían tomar el ejemplo de la Fed y proceder con la misma cautela. Es fundamental que se reconozcan las pérdidas de manera oportuna.

Es mucho mejor soportar el enojo de los ejecutivos y accionistas cortoplacistas que correr el riesgo de que la pandemia se convierta en una amenaza para la estabilidad del sistema financiero.

Tags relacionados
Noticias del día