Para el éxito deportivo, nada mejor que Adam Smith

No es ninguna sorpresa que los ganadores de la Copa Mundial tengan una tradición de organización y trabajo duro

El entendimiento más profundo de Adam Smith se basaba en la relación entre la división del trabajo y la extensión del mercado. El viejo sabio incluso habría sido capaz de explicar los resultados deportivos de este verano.


La aplastante derrota de Brasil por parte de Alemania en la Copa del Mundo fue un acontecimiento extraordinario. Al igual que la metamorfosis del Tour de Francia en el Tour de Yorkshire. Tanto la derrota de los brasileños por los alemanes como el éxito británico en ciclismo parece darle validez a la tesis presentada por autores como Malcolm Gladwell, Geoff Colvin, Daniel Coyle, David Brooks y Matthew Syed - de que el trabajo perseverante triunfa sobre el talento. En el mundo de Gladwell, 10.000 horas de práctica hacen de cualquiera una superestrella.

Sin embargo, no es sólo la modestia la que me lleva a sospechar que, incluso después de 10.000 horas de práctica, yo no estaría listo para jugar en el estadio de Wembley. La investigación académica confirma esta corazonada. David Hambrick y Elizabeth Meinz son coautores de un estudio en el que concluyen que los señores Gladwell y Brooks están sencillamente equivocados . . . las diferencias individuales en el rendimiento de muchas tareas complejas se deben tanto a las características adquiridas como a las habilidades básicas. Si uno desea ganar un Premio Nobel, ayuda ser muy inteligente.

Sin embargo, las anécdotas requieren explicación. ¿Por qué tantos abogados corporativos de éxito en EEUU son hombres judíos nacidos en Brooklyn o el Bronx en la década de 1930? ¿Por qué las estrellas de tenis de mesa de Gran Bretaña, como el Sr. Syed, provienen en su mayoría de una zona cercana a la localidad de Reading?

El grupo de personas de las que provienen los abogados corporativos estadounidenses o los mejores jugadores de tenis de mesa del Reino Unido es una pequeña fracción de aquellos que podrían ser capaces de ser abogados corporativos o los mejores jugadores de tenis de mesa. Si por una buena casualidad los padres, entrenadores, o centros de formación identifican un talento excepcional en jóvenes de algún grupo social o área y los dirigen a una actividad en particular desde una edad temprana, existirá un vínculo entre el éxito en esa actividad y las características irrelevantes como el judaísmo o la proximidad a una determinada ciudad. Se animó a los niños judíos inteligentes en el Bronx y Brooklyn a estudiar derecho. Los niños con aptitudes para el tenis de mesa en Reading recibieron una formación intensiva desde una edad temprana.

Para un joven en Gran Bretaña a principios de este siglo con los atributos físicos para el ciclismo, la nación le ofrecía fondos, instalaciones y un excelente entrenamiento. El aplicar recursos, modestos pero bien enfocados, a un deporte de segundo nivel produce una alta proporción de estrellas mundiales. El éxito de Venus y Serena Williams, destinadas a ser campeonas de tenis antes de nacer, puede ser visto como el fruto del trabajo duro o como un reflejo del impacto genético y ambiental de su padre Richard. O ambas cosas.

Sin embargo, el fútbol es diferente. No todo el mundo quiere ser un abogado corporativo, un as del tenis de mesa o incluso un empresario de software; pero casi todos los niños y cada vez más niñas en cada favela o kindergarten sueñan con ser una estrella del fútbol. El grupo de talento del que se extraen jugadores es probablemente más extenso que el de cualquier otra actividad (salvo en EEUU). La suerte en lo que concierne el estrellato en el fútbol, por ende, es menos importante (aunque los lectores de Gladwell notarán que una cuarta parte de la escuadra alemana nació en enero o febrero).

No es de sorprenderse que, con una población de 200 millones de personas locas por el fútbol, Brasil produzca muchos de los más importantes jugadores del deporte. A pesar de que el talento es un requisito, la organización y el trabajo duro marcan una gran diferencia: por lo tanto no es menos sorprendente que el equipo ganador sea Alemania, un país con una población de 80 millones.

Instituciones fuertes y una educación eficaz - los paralelos económicos de la organización y el trabajo duro necesarios para desarrollar el talento individual - son requisitos para los negocios. En las grandes industrias - las industrias automovilística y aeroespacial - estos factores se combinan con la fabricación a gran escala para los resultados exitosos de EEUU, Alemania, Japón y posiblemente China. En las industrias de menor tamaño - como la ingeniería de precisión o de servicios empresariales - se combinan con la especialización para producir el éxito de Suiza y el Reino Unido.

Como los autores de Soccernomics, el columnista de FT Simon Kuper y Stefan Szymanski, señalan a menudo, un desempeño mediocre en el fútbol internacional es de esperarse para Inglaterra dado su tamaño y el ingreso per cápita. Sin embargo, Inglaterra puede comprar los mejores jugadores del mundo y organizar la mejor liga de fútbol. Hay lecciones de negocios en eso, también.

Tags relacionados