LA GRAN DIFICULTAD ES EL CLIMA TORMENTOSO PROVENIENTE DE EE.UU.

Mayor solidez del dólar implica más nerviosismo en mercados emergentes

Se debilitan por la combinación de solidez de la moneda nortamericana, condiciones financieras que se endurecen y la incertidumbre política

El pronóstico geopolítico es de tormenta. Sin embargo, si bien las lluvias fuertes y los riesgos son evidentes y parecen golpear en diferentes direcciones, en realidad empezaron a tomar una dirección. Numerosas presiones están provocando el alza del dólar, y exacerbando un problema global ligado a la escasez de moneda estadounidense.

Un ejemplo de los potenciales problemas se observa en la tensión que sufren Argentina y Turquía. Ambos son mercados emergentes con cuestiones locales específicas y serias, y una creciente proporción de sus deudas son en dólares. Pero los problemas podrían ser más generalizados si sigue el avance del dólar, y no sólo afectarán a los mercados emergentes.

Las fuerzas que hacen subir el dólar incluyen el alza de los precios del crudo, tendencia que continúa tras la decisión de EE.UU. de abandonar el acuerdo nuclear con Irán; el renaciente riesgo político en Italia, que debilita el euro; las mayores tasas a corto plazo y el ajuste cuantitativo de la Reserva Federal, que reduce la liquidez del dólar y aumenta el atractivo del dólar entre los inversores extranjeros. Para los bonos a dos y diez años, el diferencial de rendimiento entre los bonos estadounidenses y los alemanes alcanzó ayer otro pico en la era del euro. El rendimiento de los bonos del Tesoro norteamericano a diez años volvió a superar el 3%, por lo que el riesgo de un alza secular sigue siendo real en la mente de los operadores.

Las desagradables negociaciones comerciales con China, en las que EE.UU. parecería estar deliberadamente provocando una guerra comercial, se suman a la incertidumbre y acrecentan la presión sobre el dólar.

La combinación de solidez del dólar, condiciones financieras que se endurecen en Estados Unidos, y la incertidumbre política tiene un corolario: debilidad en los mercados emergentes. Eso en el corto plazo crea serios problemas para los mercados afectados, incluyendo el riesgo de crisis si no pueden pagar los vencimientos de sus deudas. También crea oportunidades a más largo plazo porque las inversiones en mercados emergentes todavía tienden a discriminar, con los fondos que entran y salen como un único bloque coherente, pese a que las diferencias en la gestión entre los distintos países son cada vez mayores. Los bonos soberanos de mercados emergentes, medidos por el índice EMBI de JPMorgan, están en su nivel más bajo desde febrero de 2016, cuando el mundo estaba asustado por la devaluación china. El índice retrocedió 8,3% desde enero. Los datos de los mercados emergentes últimamente han sido decepcionantes, después de un breve período a principios de este año en que parecían unirse a la coordinada recuperación global. Pero el problema más grande es el clima tormentoso proveniente de Estados Unidos.

"La pregunta es cómo interpretarán los mercados este enorme estímulo fiscal que inyectó Trump. ¿La tecnología compensará la presión inflacionaria?", se preguntó Jorge Mariscal, director de inversiones en mercados emergentes en UBS Global Wealth Management. Duda que esto provoque un problema generalizado en los mercados emergentes, porque aún no hubo señales de contagio en Asia. Agregó: "Argentina y Turquía son vulnerables porque sus balances están muy expuestos al dólar estadounidense. Cualquier señal de que se ajusta la liquidez global es un problema. La conclusión, para citar a Warren Buffet, es que cuando la marea baja se puede ver quiénes nadan desnudos. La marea está bajando y quedan al descubierto los países con problemas que se pasaban por alto mientras la liquidez era abundante".

Si el interés por el riesgo se recupera, deberían surgir oportunidades para comprar créditos del mercado emergente que se han liquidado de manera exagerada. Colm McDonagh, jefe de renta fija de mercados emergentes en Insight Investment, sugiere que las mayores oportunidades están en Medio Oriente, América latina y Asia, y también en los crecientes mercados de deuda en moneda local.

Tags relacionados
Noticias del día