LA GRAN PREGUNTA AHORA ES SI LOS ATENTADOS SE PODR AN HABER EVITADO

La masacre terrorista de París evidenció las fallas de los servicios de inteligencia europeos

Un día antes, Irak advirtió a Europa de inminentes ataques del ISIS. Turquía también alertó. La mayoría de los yihaidistas estaban marcados, pero no vigilados lo suficiente

Europa enfrenta una amenaza sin precedentes proveniente del terrorismo islámico. A tal punto que el director de la Dirección General de Seguridad Interior, que es el servicio de inteligencia nacional de Francia, ya había advertido el mes pasado que no podían impedirse todos los complots yihadistas. Pero dada su escala y complejidad, muchos se preguntan si los ataques a París eran realmente inevitables, o si se cometieron errores que los espías europeos deberían haber evitado.

- Perfiles de alto riesgo
Cinco de los ocho sospechosos del ataque a París habían combatido para ISIS en Siria. La pregunta es por qué no se los controlaba de cerca dados los riesgos inherentes a tal perfil. Hace tiempo que las agencias de inteligencia saben que la mayoría de los conspiradores son figuras de los círculos islamistas europeos. Omar Ismael Mostefai, unos de los terroristas suicidas, desde 2009 estaba registrado en la policía francesa como un extremista potencialmente peligroso. Es abrumador el número de esas figuras periféricas a seguir por el contraterrorismo europeo, pero los atentados a París necesitaron que sólo ocho de ellos se comunicaran regularmente y entrenaran juntos. Aunque sus perfiles no ameritaran una vigilancia intensiva individual, su constante asociación debería haberlo hecho.

- Rápida radicalización
Los servicios de inteligencia hablan de la radicalización que se produjo gracias a los medios sociales que ISIS aprovecha para difundir propaganda yihadista. Y a menudo la rapidez de los cambios en las creencias religiosas de los individuos es un indicador del peligro. Al menos dos de los terroristas de París alteraron significativamente su comportamiento y tipo de vida en los meses que precedieron el atentado. Los hermanos Abdelslam, Ibrahim y Salah, eran bebedores y jugadores hasta hace un año, cuando ambos repentinamente dejaron de serlo. Bilal Hadfi, el "yihadista con cara de bebé" también se convirtió al Islam político radical el año pasado. Ya había ido y regresado de Siria. Su comportamiento en los medios sociales deberían haber llamado la atención de las autoridades belgas.

- Señales de advertencia en Molenbeek
El distrito de Bruselas se hizo famoso como nodo del yihadismo en el corazón de Europa. Tuvo vinculaciones con cuatro ataques terroristas no detectados por las agencias de inteligencia sólo en los últimos 18 meses. Mehdi Nemmouche, que participó en los tiroteos de Bruselas en mayo de 2014, y Amedy Coulibaly, el tercer atacante de los atentados de Charlie Hebdo en enero, compraron sus armas en Molenbeek. Ayoub al-Khazzani, el español nacido en Marruecos de 26 años que estuvo a punto de cometer un asesinato masivo abordo de un tren en agosto de este año, era un fiel devoto de una mezquita radical no oficial del distrito. A la luz de esas vinculaciones y de los incontables otros complots o conexiones que se engendró Molenbeek, surgirán preguntas sobre los controles. Jan Jambon, el ministro belga de asuntos nacionales, señaló esta semana que las autoridades de seguridad "no tienen el control de la situación en Molenbeek". Tal declaración debería ser suficiente para inquietar a las agencias de inteligencia de todo Europa.

- Alerta de Turquía, Mostefai
Según los funcionarios del gobierno turco, Ankara advirtió a Francia tres veces sobre los riesgos que implicaba el atacante del Bataclan Mostefai, quien para las autoridades francesas era un extremista. En octubre de 2014, los turcos afirmaron que era "sospechoso de terrorismo" después de vincularlo con las células de ISIS que planean ataques en Siria. En diciembre del año pasado volvieron a enviar otra advertencia a los franceses. En junio de este año la reiteraron. Los franceses no les pidieron detalles adicionales hasta después del ataque. La cooperación e intercambio de inteligencia con Turquía sigue siendo uno de los elementos más problemáticos en la lucha de los países europeos contra ISIS.

- Advertencia de Irak, una célula durmiente
El día anterior a la matanza de París, oficiales de inteligencia iraquíes alertaron a sus pares de toda la coalición anti-ISIS, entre ellos Francia, que ISIS había ordenado ataques en Europa. Una célula durmiente ahora está activa en Francia, dijeron los iraquíes. Los oficiales de inteligencia recalcan que la información carecía de suficientes detalles específicos. Contaron que frecuentemente reciben advertencias sobre las ambiciones de ISIS y que es difícil actuar en ausencia de datos operativos.

- Controles fronterizos
La identidad del tercer terrorista suicida del Stade de France sigue siendo un misterio. Se cree que es falso el pasaporte sirio con el nombre de Ahmad al Mohammad que se encontró cerca de sus restos. Lo más probable es que haya sido un combatiente extranjero de ISIS en Siria y que haya usado la documentación falsa para entrar a Francia. Inevitablemente se plantearán preguntas sobre cómo las autoridades europeas pueden reforzar los controles de los pasaportes provenientes de EI Levante. Pero hay más problemas básicos. Sami Amimour, que disparó en el Bataclan, era un sospechoso buscado en Francia. Estaba bajo supervisión judicial desde 2012, después de que tratara de viajar a Yemen para combatir con al-Qaeda. Se emitió en 2013 una orden de arresto internacional después de que se fugó para luchar con ISIS en Siria. Sin embargo, de alguna manera volvió a París sin preocuparse por los agentes de seguridad.

- Compra de explosivos
Fabricar grandes cantidades de explosivos no es tarea fácil. Todavía hay que determinar exactamente qué usaron los atacantes para armar los cinturones suicidas que llevaban puestos en París. Desde los atentados terroristas de Londres y Madrid, está altamente controlada la venta de sustancias que pueden usarse para construir bombas. ¿Dónde consiguieron sus químicos los atacantes y por qué las ventas no fueron informadas por los comercios, como prevén las normas?
Tags relacionados