SE TRATA DE UNA FUNCIÓN EXTRAÑA PARA UNA COMPAÑ A COTIZANTE RELATIVAMENTE CHICA

Inversores delegaron a MSCI la tarea de regular y supervisar mercados

El grupo sondea a inversores y reguladores antes de tomar una decisión, pero a menudo termina actuando como una clase de regulador global de facto

Arabia Saudita y Argentina son oficialmente mercados emergentes, y Kuwait podría serlo a partir del año próximo. Mientras tanto, Corea del Sur y Taiwan aún están en el proceso de emerger y todavía no surgieron en el mundo como mercados desarrollados.

Eso es lo que surgió de la reclasificación anual de países que realiza MSCI, el grupo de índices y modelos analíticos con sede en Nueva York al que muchos inversores institucionales le delegaron la tarea de decidir cuáles países deberían recibir a la mayor parte de los inversores extranjeros.

El índice de mercados emergentes de MSCI pasó a ser tan importante para los fondos de índices pasivos -que directamente lo replican- y para los gestores activos -quienes lo usan como referencia-, que en la práctica los inversores se sienten obligados a comprar acciones de sociedades de un país en cuanto pasa a formar parte de su benchmark.

Las decisiones de los compiladores de índices "pasivos" pueden provocar mucha acción en mercados de acciones. Es por eso que podemos esperar que la decisión de MSCI tenga un impacto, y se vea un flujo de dinero ingresando a Arabia Saudita, Kuwait y Argentina, si bien en este último país probablemente el efecto sea detener una fuga que de lo contrario continuaría, dado el actual desorden económico en el país.

Después del anuncio tuve una breve conversación con Henry Fernandez, el CEO de MSCI, en la que hizo una serie de comentarios interesantes. Primero, se refirió a la no inclusión de Corea del Sur y Taiwan, que claramente tienen economías altamente desarrolladas y un elevado grado de riqueza.

"El problema con Corea es que debido a la crisis financiera y a que es una economía impulsada por las exportaciones, está decidido que no quieren liberalizar el comercio en su tipo de cambio. Quieren mantener el mercado spot del won coreano sólo en Seúl. Eso crea enormes complicaciones para los inversores que están acostumbrados a un mercado más abierto en los mercados desarrollados. Taiwan es similar. Les va a ser difícil lidiar con eso si quieren ser un mercado desarrollado".

MSCI sondea detenidamente a inversores y reguladores antes de tomar sus decisiones, pero a menudo termina actuando como una clase de regulador global de facto, una posición extraña para una compañía cotizante chica, que también resulta que es muy rentable.

Las decisiones sobre qué tan desarrollado es un mercado no se basan en los niveles de desarrollo económico, sino en si tienen suficiente liquidez en sus mercados de acciones, y si el país ofrece a los inversores extranjeros acceso a los mercados. Si hay "barricadas" tal como las llama Fernandez, quizás no consigan el grado, aunque la economía en cuestión sea tan potente como la de Corea del Sur.

En cuanto a Arabia Saudita, que saltó al grupo de emergentes sin antes haber sido un "mercado fronterizo", los apresurados intentos por hacer reformas políticas se vieron reflejados en los mercados. La intención de abrir los mercados ya estaba en marcha "antes del nuevo rey y príncipe heredero", dijo. Ese proceso se aceleró y la inclusión de Arabia Saudita es testimonio de las políticas de reforma del gobierno, explicó. Y también aclaró: "Hay una advertencia. Vamos a estar observando el mercado... no será para nada positivo si mantienen cualquier tipo de restricción a la accesibilidad".

La función de MSCI como regulador, policía y negociador designado en representación de los administradores de grandes fondos internacionales es extremadamente extraña.

Su decisión de hacer esperar a China hasta este mes para incluir sus acciones clase A en el índice de mercados emergentes, pese al desesperado lobby que hizo China y a que sus reguladores se esforzaron para cumplir con los estándares de MSCI, fue extraordinaria. China es la segunda economía más grande del mundo y de mayor crecimiento; MSCI es una compañía relativamente chica que generó ingresos por algo más de u$s 1.200 millones el año pasado. La manera en que detuvo al gigante hizo recordar al memorable acto de resistencia de la plaza de Tiananmen.

Tags relacionados