SE TRATA DE UN CANDIDATO DE CENTRO Y PRO NEGOCIOS

Inquieta a inversores el retraso de Alckmin en las encuestas

El candidato del PSDB confía en que crecerá en las mediciones cuando empiecen los spots de campaña en la TV, donde tendrá el 44% del tiempo de aire total asignado

Geraldo Alckmin, el favorito de los inversores para las elecciones presidenciales de Brasil, descarta los temores en torno a su campaña e insiste en que su apoyo despegará con el inicio oficial de la publicidad política por TV.

El ex gobernador de San Pablo, del Partido de la Social Democracia Brasileña, pro negocios y de centro, puso a los mercados en modo pánico con su malos resultados en las primeras encuestas de opinión para las elecciones de octubre. Les cede la delantera al político de extrema derecha Jair Bolsonaro y al Partido de los Trabajadores, de izquierda.

Brasil "no necesita un showman", dijo Alckmin durante un debate en la confederación nacional de agricultura y ganadería. "No se necesitan gritos, berrinches, golpes en la mesa. Se necesitan soluciones, un gobierno que funcione. El país debe volver a la normalidad", dijo.

Su aparente falta de avance en las encuestas puso nerviosos a los mercados y presionó sobre la moneda. El real cayó otro 2,2% el jueves contra el dólar, lo que colocó a la divisa 26% abajo con respecto a principio de año.

Alckmin cuenta con el apoyo de un bloque de partidos de centro, lo que le otorga el 44% del tiempo de publicidad oficial en TV, que se asigna según el porcentaje de bancas que tiene una coalición en el Congreso.

"Creo que llegaremos a la segunda vuelta", dijo a FT, agregando que una vez que empiecen los spots de campaña, "lo lograremos".

Los economistas sostienen que la elección, considerada una de las más impredecibles que se recuerde, llega en un momento crucial para Brasil, que debe reducir un déficit presupuestario galopante y recuperarse de su peor recesión de la historia.

Los analistas señalan que Alckmin no obtuvo buenos resultados en las primeras encuestas debido en parte al enojo de la gente con los políticos del establishment, en medio de un alto desempleo y una inmensa investigación de corrupción que involucra a la mayoría de los partidos grandes.

Habitualmente, el tiempo de aire es considerado crucial, pero este año los medios sociales impulsaron el apoyo a Bolsonaro, un legislador sin coalición de partidos ni tiempo de televisión para la campaña.

La votación se decidirá en dos vueltas electorales. Surgirán dos de los 13 candidatos oficiales en la primera ronda del 7 de octubre y el ballotage será el 28 de octubre.

La última vez que Alckmin se presentó como candidato electoral en 2006, obtuvo un pronunciado crecimiento en las encuestas cerca de tres semanas antes de la primera ronda.

En el último sondeo de Ibope, Alckmin tenía 5% de los votos y se ubicaba detrás del presidente del Partido de los Trabajadores, el detenido Luiz Inácio Lula da Silva con 37%, y de Bolsonaro con 18% y de Marina Silva, la ambientalista, con 6%.

"Alckmin podrá llegar a una audiencia mayor que todos los demás candidatos; eso le da no sólo exposición sino la oportunidad de marcar agenda, incluyendo hacer acusaciones contra sus contrincantes", dijo Thomaz Favaro de Control Risks.

De voz suave, Alckmin es un médico convertido en político. Sus seguidores lo describen como el tipo de político pragmático, capaz de lidiar con un congreso poco manejable, que Brasil necesita después de cuatro años de agitación. Una presidente, Dilma Rousseff, fue sometida a un juicio político y su sucesor, el presidente Michel Temer, está envuelto en un escándalo de corrupción.

Los críticos sostienen que el ex anestesista carece de carisma si se lo compara con el combativo Bolsonaro.

"Ésto se decidirá en septiembre. Hay que mantener la calma. Hay que trabajar", afirmó Alckmin. "No cambiaré. No cambiaré porque si lo hiciera, no sería yo mismo", continuó.

"Creemos que es muy probable que la exposición en la TV y los medios harán la diferencia y será la verdadera prueba de si Alckmin puede o no convertirse en un candidato viable", escribió Exotix Capital en un informe de investigación. Exotix dijo que si la candidatura de Alckmin no despegara después de las primeras semanas de publicidad, Bolsonaro "le sacaría el jugo a su actual segundo puesto en las encuestas".

Tags relacionados