LA EDITORIAL YA LE ADELANTÓ POR EL LIBRO U$S 14 MILLONES

Hillary Clinton y sus memorias: una jugada política que tiene doble filo

La ex primera dama acaba de lanzar su libro Hard Choices, de cara a su posible candidatura presidencial en 2016. Como sucedió con libros similares, los republicanos se preparan para defenestrarlo

Hillary Clinton acaba de lanzar un libro y para promocionarlo hará un tour de costa a costa con todos los tintes de una campaña presidencial: desde entrevistas en televisión hasta apariciones en mega centros comerciales.
Hard Choices es un fenómeno editorial pese a que su lanzamiento fue recién esta semana. Las tiendas ya llevan encargados un un millón de ejemplares. Pero que sea un fenómeno político, todavía está por verse.
El libro tiene toda la pinta del género clásico de Washington: tomos escritos por políticos que buscan neutralizar posibles bochornos vinculados a enredos políticos pasados y que, al mismo tiempo, preparan el terreno para futuras campañas.

undefined

Hillary Clinton

La ex secretaria de Estado extraoficialmente, la favorita como candidata presidencial demócrata para 2016 empleó su publicación para reconocer, en los términos más claros, que cometió un error al votar en 2002 como senadora a favor de la guerra en Irak. Eso le costó muy caro cuando en 2008 compitió contra Barack Obama por la nominación presidencial demócrata.
Clinton también da indicios de sus desacuerdos con la Casa Blanca en cuanto a Siria y admite que se preocupó en privado ante la posibilidad de que Estados Unidos cayera en default de su deuda, y que perdiera su enorme credibilidad a nivel global, durante la crisis de presupuesto de agosto de 2011.
Un capítulo entero está dedicado al mortal ataque al Consulado de Benghazi, en Libia en 2012, un tema que los republicanos todavía persiguen en el Congreso.
Al publicar su libro de cara a una posible participación en la carrera presidencial de 2016 que la devolvería a la Casa Blanca, donde vivió durante ocho años como primera dama, Clinton está siguiendo un ritual de iniciación para políticos estadounidenses. Para cualquiera que quiera ser candidato presidencial, hay una presión enorme por escribir un libro, dijo Norm Ornstein, del American Enterprise Institute.
Clinton tenía un camino delicado que seguir: escribir unas memorias verosímilmente honestas y atractivas sin invadir el terreno de la administración Obama, para quien trabajó cuatro años como secretaria de Estado, o dando argumentos a la oposición republicana.
Clinton se aseguró que la editorial Simon & Shuster le adelantara u$s 14 millones por el libro, cifra apenas inferior a los u$s 15 millones que recibió su marido, el ex presidente Bill Clinton, por sus memorias tras haber sido presidente (My Life), hace una década.
Fuentes de la industria editorial dicen que Clinton necesitará vender cerca de 1,5 millones de ejemplares, además de 300.000 libros electrónicos, para que su obra sea rentable. Los pedidos que ya recibió la editorial sugieren que lo logrará fácilmente.
Pocos libros de políticos se transforman en un éxito de ventas, algo que no ha evitado que las editoriales sellen acuerdos con todo el espectro. HarperCollins, parte del imperio editorial de Ruper Murdoch, por ejemplo, recientemente firmó un contrato con el senador republicano Ted Cruz, por u$s 1,5 millones.
El dinero se ha disparado. Hace apenas 10 años, un adelanto de u$s 500.000 era considerado enorme, dijo Mickey Herskowitz, que ha escrito libros junto a figuras públicas, incluyendo el presidente George W. Bush.
Pero de mayor importancia puede ser el impacto político de los libros, y la experiencia reciente indica que puede ser traicionero. Mitt Romney usó una obra escrita por Rick Perry, el gobernador de Texas, y sus críticas al sistema de pensiones estadounidense para derribar a su entonces rival y garantizarse la nominación republicana en 2012.
La campaña de Obama a su vez usó el libro de Romney en su contra, especialmente las revisiones entre ediciones apuntadas a que su política de salud fuera menos similar a la del presidente que lo que muchos expertos habían afirmado.
Los republicanos se aseguraron de estar listos para el libro de Clinton. En una era política en que las campañas siempre buscan responder a los ataques, un grupo activista republicano, America Rising, también se cercioró de que la publicación no quede sin responder. Su obra, llamada Failed Choices, se está vendiendo en paralelo a las memorias de Clinton.

Temas relacionados
Más noticias de Hillary Clinton

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés