LAS M S AFECTADAS SON LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS

Grecia: por causa de la crisis, cada 24 horas 60 compañías cierran sus puertas

Según el presidente de la Unión Central de Cámaras de Comercio, del millón de empresas que había en 2010 unas 250.000 se declararon en quiebra. Los proveedores extranjeros exigen pago en efectivo y por adelantado

Cuando un país pasa meses al borde de la quiebra, sus empresas deben recurrir a medidas especiales para sobrevivir. Para Nikos Vasiliou, una de ellas es invitar a sus clientes extranjeros para que visiten Grecia y vean con sus propios ojos que su compañía de lamparitas todavía funciona. "Los últimos cinco meses mataron a las empresas en Grecia. Todos los clientes temen encargar un producto a una compañía griega porque no saben qué pasará", aseguró Vasiliou, propietario de Bright Special Lighting.


Desde comienzos de este año, diariamente 59 compañías cierran sus puertas en Grecia, lo que se traduce en 613 empleos menos y la pérdida de 22 millones de euros de PBI cada 24 horas, según asociaciones de industrias, porque la confianza de las empresas se derrumbó, la financiación desapareció y crecen las dudas sobre la capacidad del gobierno de llegar a un acuerdo con los acreedores de Grecia.


Las empresas del país ahora están a merced de un gobierno izquierdista que mantiene desesperadas conversaciones con acreedores en Bruselas. Si esas negociaciones fracasan, el país podría caer el default por no pagar una deuda que vence el 30 de junio, lo que conduciría a una posible salida de la eurozona.


"Hay inseguridad. Hemos perdido la confianza entre nosotros; las compañías griegas dejaron de confiar entre ellas," contó Vassilis Korkidis, presidente de la Confederación Nacional de Comercio Helénico, una asociación de pequeñas empresas. "Los negocios se basan en la confianza. Y no hay confianza en el estado griego".


En el corazón de la crisis que atraviesan las empresas griegas están los seis años de medidas de austeridad y seis meses de fugas de capital desde el triunfo electoral del gobierno de Syriza que dejó a los bancos locales y a sus clientes corporativos intentando conseguir financiación.


Nueve de cada diez de las cerca de 750.000 empresas que operan en Grecia son pequeñas o medianas. La mayoría carece del músculo financiero para sobrevivir el shock de los controles de capital, y estarían agobiados si el país abandonara la eurozona.


Preparándose para lo peor, muchas compañías abrieron cuentas en otros países de la eurozona y mudaron todo el capital que pudieron fuera de Grecia. Pero eso exacerbó la contracción de la financiación local.


"El colchón que existía antes simplemente se agotó", dijo Constantine Michalos, presidente de la Unión Central de Cámaras de Comercio Griegas. "El clima empresario está en un estado de completo estancamiento". Según él, del millón de compañías que existían en 2010, cerca de 250.000 se declararon en quiebra, abrumadas por la falta de demanda o la falta de capital. "Si hoy uno tiene una empresa chica griega y cumple con todos los requisitos para conseguir un préstamo, hay que pagar un interés de entre 11% y 12,5%", aseguró. "Eso es prohibitivo a menos que uno comercialice armas o drogas".


Empeora la falta de financiación el hecho de que el país depende de los productos importados. Grecia importó 20.000 millones de euros más en productos que los que exportó el año pasado principalmente petróleo, productos eléctricos y maquinarias, y plásticos de los que dependen los fabricantes.


Por la situación que atraviesa Grecia, los proveedores extranjeros exigen pagos en efectivo por adelantado, lo que complica a las compañías. Cualquier posible salida de la eurozona provocaría una fuerte devaluación de la nueva moneda del país contra el euro, lo encarecería aún más las importaciones.


"[La salida de la eurozona] sería un desastre total para nosotros porque importamos muchas materias primas de Europa, que se serán tres o cuatro veces más caras", explicó Vasiliou.


"Las empresas que exportan no tienen problema", aseguró Dimitris Paraskevas, que dirige un estudio de abogados familiar en Atenas y asesora empresas. "Pero si uno está endeudado en euros y los ingresos son en dracmas, entonces habrá que preparase para la insolvencia".

Tags relacionados

Noticias del día