Fitch advierte que seguirán los defaults en el sector energético de EE.UU.

La calificadora asegura que la industria del petróleo y gas representará una tercera parte de los impagos de bonos basura en 2021

Se espera que otra vez este año haya más defaults por parte de productores de petróleo y gas estadounidenses que en los demás sectores de la economía dado que la industria golpeada por la caída de los precios del año pasado se enfrenta a un sufrimiento aún mayor, señala un pronóstico de una agencia de calificación.

La energía representará entre u$s 15.000 y 18.000 millones de impagos  de bonos de alto rendimiento norteamericanos en 2021, según predijo Fitch. Esa cifra más que duplica a los sectores de salud y manufacturero, los siguientes más afectados, señala la agencia de calificación.

El volumen será muy inferior a los u$s 48.000 millones acumulados por las empresas energéticas en el último año, que a 41% del total fue también superior a todos los demás sectores. Sin embargo, la persistencia de elevados niveles de dificultades para cumplir con los pagos hará que se pierdan las esperanzas de que la industria tenga un respiro tras haber atravesado uno de los años más duros de los últimos tiempos.

"Los bajos precios del petróleo crudo, combinados con el limitado acceso a los mercados de capitales, probablemente sean un obstáculo para muchos de los emisores más débiles", dijo Eric Rosenthal, director de financiamiento apalancado en Fitch.

Es probable que la tasa de defaults en el sector energético sea de 7% a 8% este año, según Fitch, lo que supone más de 15% menos que en los últimos 12 meses –que fue la más alta desde 2017-, pero muy por encima de la media histórica de 4,4%.

La industria petrolera estadouniense se vio convulsionada en 2020 después de que la pandemia de Covid-19 paralizara la demanda mundial, justo mientras el mercado se inundaba de crudo saudita.

Los productores se vieron obligados a recortar los gastos, cerrar pozos y despedir trabajadores, y la menor producción deprimió aún más el flujo de caja, lo que dejó a los operadores con menos dinero para cancelar  deuda.

Los proveedores de servicios se vieron especialmente afectados ya que los recortes de gasto los dejaron sin trabajo.

A fines de noviembre, 43 productores y 54 proveedores de servicios se habían estrellado contra la pared, según el estudio de abogados de Texas Haynes and Boone -aunque bajó el ritmo en los últimos meses del año.

"Estaba en peligro un monumental peso de la deuda y se está resolviendo en esas quiebras", dijo Charles Beckham, socio de Haynes and Boone, agregando que los proveedores de servicios serán particularmente vulnerables a una quiebra durante 2021.

Las compañías petroleras son las más observadas por las agencias de calificación. La lista de "bonos que generan máxima preocupación" de Fitch está compuesta en un 35% por grupos energéticos. La mayoría de ellos son pequeños productores como Gran Tierra Energy y Northern Oil and Gas, que bombean entre 25.000 y 30.000 barriles diarios.

Si continúan los precios bajos del petróleo, se verá afectada  la capacidad de las empresas de pagar durante 2021, según los analistas. Moody's, otra agencia calificadora, pronosticó que el WTI se mantendrá cerca de los u$s 45 el barril este año -demasiado bajo como para que la mayoría de los productores puedan ofrecer rendimientos razonables.

El acceso a los mercados de capitales seguirá siendo reducido, agregó Moody's, lo que limita las opciones de refinanciación y mantiene elevado el riesgo de default.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios