Financial Times: Inquietud por los elevados valores de las acciones de EE.UU.

Si bien las perspectivas para el corto plazo son positivas, hay inversores preocupados por la manera en que los precios de los papeles norteamericanos se desvincularon de los resultados de las compañías

Las acciones estadounidenses están caras. Tan caras en términos de una medida del mercado que, de hecho, sólo durante el boom de las puntocom se vieron valuaciones superiores.

Desde la victoria electoral de Joe Biden como presidente de EE.UU. y los avances en las vacunas contra el Covid-19, se disparó el mercado de cerca de u$s 41 billones, lo que colocó a los principales índices de acciones en niveles récord.

Pero la manera en que los precios de las acciones se desvincularon de los resultados de las compañías es tema de preocupación para algunos inversores. La relación precio/ganancia ajustada cíclicamente del índice S&P 500, un método desarrollado por el economista Robert Shiller y conocido como ratio CAPE, Shiller P/E o ratio P/E, subió a 33,4 en el inicio de diciembre, según el Deutsche Bank. Ese comportamiento ubica esta medida por encima del nivel registrado en septiembre de 1929, en vísperas de la Gran Depresión, y casi duplica su promedio histórico de 17.

Los niveles actuales únicamente fueron superados durante la burbuja tecnológica de fines del milenio pasado, período en que la relación precio/ganancia trepó hasta 44,2 en diciembre de 1999.

"Son grandes las expectativas puestas en este mercado", dijo David Donabedian, director de inversiones en CIBC Private Wealth Management. "Estamos en la séptima entrada de los mercados de acciones respaldados por la Reserva Federal", dijo, agregando que si bien las perspectivas a corto plazo siguen siendo positivas, la relación precio/ganancia es un llamado de atención para el largo plazo.

Las valuaciones de las acciones estadounidenses subieron como resultado de los generosos programas implementados por la Reserva Federal y los bancos centrales de todo el mundo para minimizar las consecuencias financieras y económicas de la pandemia.

En marzo, la Reserva Federal redujo las tasas de interés a cerca de cero y en abril se comprometió a comprar bonos del gobierno en cantidades ilimitadas, lo que hizo que los rendimientos de la deuda a largo plazo cayeran a mínimos históricos. "Las tasas de interés bajas y el ablandamiento de las políticas monetarias son los factores que más influyeron en el mejor desempeño que ha mostrado la renta variable", aseguró Donabedian.

Las acciones del sector tecnológico treparon 36% este año, superando la suba de 14% que registró el mercado en general. Las mayores empresas de tecnología, entre ellas Apple, Microsoft, Amazon, Alphabet -la propietaria de Google- y Facebook, representan ahora el 22% del índice S&P 500, comparado con poco menos de 17% a fines del año pasado.

Las lecturas de la relación precio/ganancia superiores al promedio no sorprende a los inversores. Los administradores de carteras pesimistas hace una década que la señalan como una de las razones por las que las acciones se han desvinculado de las ganancias de las compañías. En el Deutsche Bank sostienen que desde 1991, más allá de un período durante la crisis financiera, ese ratio se mantiene por encima de su promedio a largo plazo. A pesar de eso, el S&P 500 obtuvo un rendimiento total superior a 1700% en los años transcurridos desde entonces.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios