FT: pese a las restricciones de Washington, fondos con respaldo de China invierten en tecnología de Estados Unidos

Joe Biden prometió seguir una línea dura con China pero los asesores creen más probable que escuche las preocupaciones de las compañías tecnológicas estadounidenses, que argumentan que fueron perjudicadas por la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Los fondos respaldados por el Estado chino todavía están buscando en EE.UU. oportunidades de invertir en tecnologías críticas a pesar de unas restricciones más estrictas impuestas a tales acuerdos, lo cual ha generado preocupación bipartidista en Washington en cuanto a las implicaciones de seguridad nacional.

Durante los últimos meses, Pixelworks, Black Sesame Technologies y LightIC Technologies, tres compañías en el sensible sector estadounidense de los semiconductores, han atraído inversiones de algunos de los llamados fondos dirigidos por el gobierno de China.

Se estima que los fondos de inversión estratégica, los cuales suman más de 1600, controlan más de Rmb4 billones (u$s 610.000 millones) en capital, según la consultora china Zero2IPO.

Estados Unidos ha intensificado el escrutinio de las inversiones chinas por temor a que se puedan robar tecnologías críticas y propiedad intelectual, con incluso las inversiones minoritarias siendo consideradas un riesgo de seguridad según las reglas aprobadas en 2018.

Joe Biden, el presidente electo de EE.UU., ha prometido seguir adoptando una línea dura con China. Sin embargo, los asesores han indicado que será más probable que él escuche las preocupaciones de las compañías tecnológicas estadounidenses, las cuales argumentan que han sido perjudicadas por la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Los fondos dirigidos por el gobierno de China reciben instrucciones de la Comisión de Desarrollo y Reforma Nacionales, la principal entidad planificadora económica del país, de invertir en industrias emergentes estratégicas y en sectores de fabricación avanzada como los semiconductores, un área en la que China está decidida a alcanzar a EE.UU.

Dos de las inversiones en semiconductores en compañías estadounidenses involucran al Fondo Nacional de Inversión de la Industria de Circuitos Integrados (CICF) de China, el cual se creó por orden del gabinete del país en 2014 y fue inicialmente capitalizado con u$s 20 mil millones. Su mayor accionista es el Ministerio de Finanzas.

Pixelworks, una empresa con sede en California y que cotiza en NASDAQ, dijo en octubre que un consorcio de inversionistas chinos, los cuales están vinculados al CICF, había adquirido una participación. La compañía, la cual diseña, desarrolla y comercializa semiconductores de procesamiento de vídeo y de píxeles, dijo en un comunicado que el acuerdo de u$s 6,6 millones "sirve como una validación adicional del interés y de la oportunidad de expansión de nuestra tecnología en el mercado chino".

En un acuerdo separado, el Fondo de Inversión en Energía Beijing Xinkin, el cual es parcialmente propiedad del CICF, informó en septiembre de 2019 una participación del 1,9% en la compañía de inteligencia artificial Black Sesame Technologies, según un sitio web del gobierno chino. La compañía con sede en Silicon Valley se fundó en 2016, y desarrolla chips semiconductores que se utilizan para mejorar la navegación y la seguridad de los vehículos.

Por separado, dos inversionistas vinculados a fondos dirigidos por el gobierno solicitaron el mes pasado una participación del 16,7% en LightIC Technologies, según un aviso en un sitio web que es una base de datos de licitaciones chinas. La compañía con sede en California desarrolla sistemas que ayudan a impulsar la robótica y la navegación de drones.

Las inversiones de capital de riesgo chinas en EE.UU. se han desplomado desde que, hace dos años, Washington reforzó el Comité de Inversión Extranjera en EEUU (CFIUS), un comité interinstitucional que puede bloquear acuerdos por motivos de seguridad nacional. Las nuevas reglas le dieron al CFIUS autoridad para escrutar cualquier arreglo que involucre "tecnologías críticas", como la biotecnología y los semiconductores. Anteriormente, sólo podía revisar acuerdos en los que el control cambiaba de manos. El CFIUS no quiso comentar acerca de ningún acuerdo específico.

Las inversiones chinas de capital de riesgo en EE.UU. casi se redujeron a la mitad en 2019, a u$s 2,5 mil millones, en comparación con 2018, según la consultora Rhodium Group. Durante el primer semestre de este año, los inversionistas de capital de riesgo chinos invirtieron u$s 830 millones en compañías "startup" estadounidenses, según Rhodium.

Adam Lysenko, un analista de Rhodium con base en EE.UU., señaló que no estaba claro por qué todavía se estaban realizando algunas inversiones en sectores aparentemente sensibles. Sin embargo, sugirió que era posible que el CFIUS hubiera aprobado algunos acuerdos pero que sus investigaciones no se hubieran hecho públicas.

"Los fondos guiados por la política china a menudo tienen el mandato de invertir a nivel mundial en cualquier activo que pueda ayudar a lograr sus planeados fines", agregó Lysenko. El CICF "tiene una vasta red de cientos de subsidiarias domésticas y está vinculada a compañías extranjeras a través de múltiples inversiones".

La noticia de las inversiones en las compañías estadounidenses de semiconductores provocó críticas bipartidistas por parte de los senadores estadounidenses.

Mark Warner, vicepresidente demócrata del Comité de Inteligencia del Senado, dijo que varias compañías estadounidenses que han aceptado inversiones de intereses chinos posteriormente han sido víctimas del robo de su propiedad intelectual por parte de empresas conectadas a Beijing.

En 2019 Washington acusó a Huawei, el grupo tecnológico chino, de intentar robar tecnología utilizada por T-Mobile, uno de sus socios comerciales estadounidenses. Los cargos son objeto de un caso bajo el Departamento de Justicia.

"Ninguna compañía china es completamente independiente del Partido Comunista chino, especialmente en las industrias de vanguardia en las cuales se enfoca el régimen", señaló Warner. Agregó que las compañías estadounidenses deben estar plenamente conscientes de los riesgos que corren al asociarse con ellas.

Ted Cruz, senador republicano de Texas, dijo que todavía hay "demasiadas lagunas" en las regulaciones estadounidenses que permiten tales inversiones. "El Partido Comunista chino utiliza la inversión en empresas 'startup' de tecnología estadounidenses para obtener acceso a la propiedad intelectual, para manipular los mercados y, muy a menudo, para llevar a cabo un descarado espionaje corporativo y estatal", comentó Cruz.

Pixelworks, Black Sesame y LightIC no respondieron a las solicitudes de comentarios ni tampoco el Ministerio de Finanzas ni el Ministerio de Comercio de China.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios