FT: el éxito del e-commerce se choca con las condiciones laborales de sus empleados

Cuando uno se da cuenta de lo fácil que es hacer unos clics y ver aparecer los paquetes en la puerta, de inmediato se adopta esa manera de consumir. El coronavirus puede ser el catalizador que cambie para siempre los hábitos de compra de millones de personas.

Ha surgido cierta preocupación por la ética de los pedidos online durante la pandemia. Una columna publicada en el New York Times sugirió que habría que apoyar a las pequeñas empresas. Un artículo en Quartz citó a un profesor de ética que aconsejaba no hacer compras frívolas.

Quizás algunos lectores escucharon este consejo, pero el gigante del comercio electrónico Amazon igual surgió como uno de los claros ganadores de esta pandemia. Las ventas aumentaron más de 25% en los primeros tres meses del año.

Eso a pesar de que los trabajadores de Amazon dieron la alarma sobre cuestiones de seguridad desde un principio, informando que sólo tenían paga la licencia por enfermedad si estaban diagnosticados con Covid-19, algo que se veía obstaculizado por la falta de tests. La empresa aún no ha comunicado cifras de contagios o muertes de trabajadores por coronavirus.

Nada de esto es nuevo. El crecimiento de Amazon siempre estuvo estrechamente ligado a las críticas sobre las condiciones de sus trabajadores. En la vívida descripción que hizo Emily Guendelsberger de la vida como empleada en un depósito de Amazon, ella cuenta lo agotador que resulta el constante monitoreo de la productividad, las horas sin ventanas, los constantes ruidos y las máquinas expendedoras que dispensan analgésicos a los trabajadores.

Amazon, ahora el segundo mayor empleador de EE.UU., se convirtió en el tema central de las discusiones sobre los trabajos de sueldos bajos. Guendelsberger espera que esto vaya más allá. La capacidad de la pandemia de arrojar luz sobre las condiciones laborales podría ser tan potente como el impulso que le dio al comercio electrónico.

Tags relacionados
Noticias del día