CAEN LOS BONOS EN LOS PA SES PERIFÉRICOS DE LA EUROZONA

España ya no podrá ser inmune a la tormenta desatada por Grecia

Un posible default griego, sumado al avance del partido de izquierda Podemos, amenaza con minar la confianza de los inversores en el mercado español

Durante gran parte de este año, los líderes españoles observaron la creciente crisis en Grecia con cierto grado de serenidad.


Apuntalado por la recuperación económica del país, y escudado por la compra de bonos por parte de Banco Central Europeo, España parecía impune al contagio proveniente de la agitación griega.


Pero desde el lunes esa sensación de seguridad fue puesta en duda cuando los inversores empezaron a centrarse menos en el desempeño económico de España y focalizarse más en lo que el país y Portugal, Italia, e Irlanda tiene en común con Grecia.


Los bonos emitidos por países periféricos de la eurozona se mostraron muy volátiles esta semana; los costos del endeudamiento a diez años de España alcanzaron su nivel más alto desde agosto de 2014.


"La mayor incertidumbre para la economía española ahora está en el contexto externo", aseguró Jordi Canals, el decano de la escuela de negocios Iese. "España aprovechó mucho las tasas de interés bajas y la relativa estabilidad en el resto de la eurozona. Cualquier interrupción, como que Grecia abandone el euro, es una amenaza especialmente para un país como España, con un alto índice de desempleo y grandes deudas", agregó.


Según el Fondo Monetario Internacional, la economía española va camino a crecer más de 3% este año, una de las tasas más altas de Europa. Sin embargo, los rendimientos de los bonos españoles tuvieron un desempeño peor a los de Italia esta semana, lo que sugiere que los inversores están preocupados mayormente por la incertidumbre política.


El gobierno conservador español enfrenta una campaña electoral dura este año, marcada por el avance de Podemos, un partido antiausteridad que es aliado al gobierno del partido Syriza en Grecia.


"El futuro político de Italia está más o menos claro. Pero en España tenemos un partido antiausteridad de izquierda al que le está yendo muy bien en las urnas", explicó Ignacio Molina del Instituto Real Elcano, un think-tank de Madrid.


Antonio Roldán de la consultora de riesgo Eurasia Group, agregó: "Nuestra visión es que el contagio será limitado... Pero definitivamente habrá cierto contagio porque España comparte algunas de las debilidades estructurales de Grecia, pero en menor medida incluyendo una abultada deuda pública y el grado de incertidumbre política."


El impacto financiero de un default griego en España definitivamente es manejable, afirmó Peter Schaffrik de RBC Capital Markets. "Lo que es relevante para España es que los inversores podrían empezar a pensar: "los griegos fueron por este camino. ¿Por qué debería ser distinto para España? Ellos tienen elevadas deudas públicas. Tienen a Podemos. Se viene una elección.". "Yo no creo que sea un escenario probable, pero el argumento puede existir".


Desde que Syriza asumió el poder en enero, el gobierno español se encuentra entre sus críticos más implacables de la eurozona, en parte porque Madrid invirtió mucho políticamente para ser un reformista de manual.


La sensación de que España y otros países de la eurozona estaban protegidos del contagio griego es un factor que quizás les dio a los acreedores de Grecia más confianza para asumir una postura dura contra Atenas en la negociaciones del rescate. En Alemania, en particular, muchos funcionarios creen que la eurozona puede resistir una salida de Grecia sin que sean desastrosas las consecuencias.


Pese al reciente salto en los rendimientos de los bonos, la mayoría de los analistas concuerda en que los paralelismos entre Grecia y España hoy llegan sólo hasta ahí. A Podemos le fue bien en las últimas elecciones pero las chances de que el partido emule a Syriza son pocas. Otra crucial diferencia es que el sistema bancario de España ya pasó por un proceso de limpieza.

Tags relacionados