DICEN QUE CORREN RIESGO INVERSIONES MULTIMILLONARIAS

El posible triunfo de López Obrador en México pone en duda contratos petroleros

Hay incertidumbre sobre la renegociación del Nafta y señales contrapuestas provenientes de los asesores más cercanos al candidato de izquierda

Cuando Royal Dutch Shell y otras compañías este mes firmaron un contrato multimillonario en dólares para buscar petróleo en aguas profundas del Golf de México, ese acto fue una prueba concreta de la histórica y polémica apertura de la industria energética de México.

Pero ese acto se produjo mientras las encuestas muestran que Andrés Manuel López Obrador, o AMLO como se lo conoce, un nacionalista de izquierda que amenaza con dar marcha atrás con las reformas para que el petróleo nunca "caiga nuevamente en manos de extranjeros" va rumbo a ganar las elecciones presidenciales del 1 de julio en México.

Si gana AMLO corren riesgo inversiones por más de u$s 4000 millones que ya hicieron gigantes del petróleo como BP, ExxonMobil y Total. Podrían seguir otros u$s 200.000 millones y flujos de energía entre EE.UU. y México por decenas de miles de millones de dólares.

Se agrega a la incertidumbre de los inversores la renegociación del Nafta y las señales contrapuestas provenientes de los asesores más cercanos de Amlo.

"El 1 de julio va a terminar el saqueo de México", tuiteó el mes pasado Rocío Nahle, quien suena como posible ministra de Energía. Ingeniera química y militante del partido Morena de Amlo, inquietó aún más a la industria cuando pidió una mayor participación del Estado en los contratos petroleros. Por el contrario, Gerardo Esquivel, un asesor económico, dijo que continuarán las reformas que permiten mayor exploración en aguas profundas, pero que el trabajo en aguas poco profundas y áreas costeras podría disminuir.

Las múltiples incertidumbres crispan los nervios de las empresas mexicanas y estadounidenses, y preocupan a la Casa Blanca. Hasta ahora, las compañías petroleras internacionales mantienen la calma, en gran parte gracias a los contratos regidos por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

"Si el presidente nuevo quiere revisar los contratos, por supuesto que puede hacer lo que quiera. Pero no puede cambiarlos. Nosotros somos los responsables legales. Los contratos están a salvo", aseguró el presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda.

Pero algunos temen que AMLO, que hace cinco años advirtió a los gigantes petroleros que "El petróleo de México pertenece al pueblo" y que también idolatra a Lázaro Cárdenas, el presidente que nacionalizó la industria petrolera de México en 1938, podría tratar de cambiar la constitución. Eso le permitiría invalidar esos contratos.

Los cambios constitucionales requieren de una mayoría de dos terceras partes en ambas cámaras del Congreso. Aún así, la constitución de México fue enmendada 64 veces entre 2006 y 2016. Además, algunos analistas creen que AMLO, que en las encuestas tiene 40% de intención de voto, 10 puntos más que su rival más cercano, podría conseguir una mayoría parlamentaria.

Sin embargo, AMLO recalcó que su presidencia será pragmática y que busca por sobre todo ayudar a los pobres. Los ingresos petroleros también serán centrales para sus planes económicos.

Por la falta de inversión, la producción de Pemex, la petrolera estatal mexicana, cayó a 1,9 millones de barriles diarios, comparado con los 3,4 millones b/d de hace sólo 15 años. Eso a su vez redujo el aporte de Pemex al presupuesto nacional de una tercera parte a una quinta parte. "No importa de qué partido uno provenga, realmente es difícil decir "no" a miles de millones de dólares" dijo un ejecutivo de una petrolera grande.

Tags relacionados