El FMI enciende la luz roja: "Estamos desesperados"

Kristalina Georgieva, dijo que el sistema financiero es más resistente que hace 10 años, pero exhortó a los responsables políticos a no ser complacientes y a actuar con rapidez en la economía. Pidió por el aumento de la productividad y la inversión 

El sistema financiero mundial es lo suficientemente resistente como para soportar el impacto de la crisis del coronavirus, pero los responsables de la formulación de políticas deben actuar con rapidez para lograr el retorno al crecimiento económico y evitar las dificultades financieras generalizadas, declaró la directora gerente del FMI,  Kristalina Georgieva, al Financial Times.

"Estamos en un lugar resistente pero no podemos dar por sentada la estabilidad financiera", le dijo Georgieva a Martin Wolf, el principal comentarista económico del FT, durante una cumbre digital de la banca mundial organizada ayer por ese diario.

Los responsables políticos deben tomar medidas urgentes y coordinadas para que se invierta en tecnología digital, infraestructura y medio ambiente, añadió. "Estamos desesperados por eso, porque la productividad tiene que aumentar, la inversión tiene que aumentar. Tenemos que ser decididos y tenemos que actuar juntos", dijo.

En la década transcurrida desde la crisis financiera mundial, muchos países crearon  importantes reservas financieras en forma de reservas de divisas, bancos centrales de renombre y organismos reguladores independientes.

Según Georgieva, incluso sin el desarrollo temprano de vacunas y la perspectiva de una recuperación económica más rápida de lo esperado el próximo año, los desafíos que enfrenta el sistema financiero mundial serían manejables, evaluó.

Pero advirtió contra la complacencia y dijo que el impacto de la crisis sería grave, con una pérdida para la producción mundial de u$s 28 billones entre 2020 y 2025 y 120 millones de empleos eliminados tan sólo en la industria del turismo.

También dijo que la expansión en la última década del sector financiero no bancario es un tema de especial preocupación.

"Los intermediarios financieros no bancarios fueron el negocio inconcluso después de la crisis financiera mundial", dijo. "No están suficientemente regulados, las políticas que se les aplican no son lo suficientemente fuertes. Vimos en marzo que no están en la mejor forma. Los bancos centrales se intensificaron, pero sin esto habríamos tenido problemas".

Otro motivo de preocupación que detalló es el muy elevado nivel de endeudamiento de las economías de bajos ingresos y emergentes, en las que hasta el 40% de los activos bancarios corren el riesgo de sufrir dificultades. El problema de la deuda de las empresas en el mundo en desarrollo se estaba agravando, mientras que varios gobiernos también se enfrentaban a deudas elevadas y en algunos casos insostenibles.

"Nuestro consejo es enfrentarlo", dijo. "Actuar con decisión en la reestructuración de la deuda y, cuando ocurra, tener los mecanismos de resolución en marcha", apuntó.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios