Confiscan el yate de Steve Jobs por falta de pago

Con sus líneas rectangulares y su reluciente casco de aluminio, el yate Venus de 78 metros parecía la encarnación final de la visión del diseño que tenía Steve Jobs cuando en fue botado en octubre, un año después de la muerte del cofundador de Apple.

Pero la semana pasada Venus estaba amarrado cerca de un par de grúas de carga en el Puerto de Amsterdam, debido a una orden judicial vinculada a un juicio iniciado por su codiseñador, Philippe Starck.

Starck, que diseñó el crucero de lujo junto con los arquitectos navales holandeses De Voogt, asegura que la herencia de Jobs le pagó honorarios por sólo 6 millones de euros, de un total de 9 millones de euros.

La semana pasada el Tribunal de Amsterdam permitió que los abogados de Starck confiscaran el yate, que fue construido por el astillero holandés Feadship y costó más de 100 millones de euros, dependiendo de cómo termine el juicio iniciado por Starck.

El enfrentamiento por la impresionante embarcación crea un final irónico para la vida de Jobs, un ejecutivo que siempre tenía presente los costos y que, a diferencia de su eterno rival Bill Gates, no era conocido por hacer donaciones públicas a organizaciones de caridad.

Pese a haber amasado una fortuna con el éxito de Apple y Pixar, el estudio de animación que le vendió a Disney, Jobs aseguraba que no le atraía la riqueza, y a veces hasta dejaba sin amueblar sus propiedades durante años. “No veo ningún yate en mi futuro,” había dicho a New York Times en 1995, después de introducir en la bolsa a Pixar.

Años después, según el biógrafo Walter Isaacson, el diseño de su embarcación se convirtió en un proyecto a largo plazo cuando enfermó de cáncer. Con su típico perfeccionismo, estuvo retocando el diseño aún después de iniciada la construcción del barco, según su biografía.

“Sé que es posible que muera y le deje a Laurence un yate construido por la mitad,” había dicho Jobs a Isaacson. “Pero sigo adelante con el proyecto, porque si no lo hago, sería admitir que me estoy por morir”.

Venus fue botado el 28 de octubre en los astilleros Aalsmeer de Feadship, que se sabe tambien construyó superyates para Roman Abramovich, dueño del equipo de fútbol Chelsea y para Paul Allen, el cofundador de Microsoft.

 

Tags relacionados