U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Tiempo de siembra

La campaña agrícola arranca con un buen diferencial en el tipo de cambio y los precios internacionales, pero arrastra las consecuencias de una de las peores sequías del último siglo. Cuáles son las principales propuestas del mercado asegurador. Cambios y previsiones de un ramo cada vez más competitivo.

El p

ronóstico viene con mejoras temporarias, pero con varios frentes de tormenta abiertos. Según el último informe de la Bolsa de Cereales de Rosario, ya se sembraron entre el 70 y el 97% de las hectáreas previstas para la campaña 2018/19. Se proyectan mejores rindes de soja, cebada, girasol, trigo, pero menores en maíz. Algunos indicadores, como el tipo de cambio y los precios internacionales, son buenos; pero otros, como el financiamiento y el aumento de costos de transporte, ponen un pie en el freno. A lo que se suma las consecuencias de la sequía en el norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe, la peor en los últimos 70 años. El combo puede ser tierra fértil para las compañías aseguradoras.

"Todas las manifestaciones del cambio climático que se han desarrollado en las últimas campañas agrícolas provocaron importantes pérdidas a todos los eslabones de la cadena productiva y de servicios, resintiendo el tramado socio económico ligado a la actividad agropecuaria", diagnostica Mario Miatello, gerente Técnico de Provincia Seguros.

Para el ejecutivo, sin embargo, estos signos negativos pueden ser una oportunidad para las aseguradoras. "Despiertan la mayor necesidad del sector productivo de encontrar herramientas para trasferir o reducir los riesgos. La merma productiva y económica está llevando a que se necesiten herramientas de apalancamiento financiero formal e informal para esta nueva campaña, por lo cual, estimamos, se tenderá a minimizar el grado de exposición", afirma.

Pensando en estas necesidades, la entidad estatal agregó un diferencial financiero a sus coberturas tradicionales. "Proponemos una de las herramientas diferenciadora en el mercado, que es el uso de la tarjeta Procampo del Banco Provincia para el pago, donde el asegurado tiene la posibilidad de fijar el tipo de cambio y financiar el pago por 230 días con un 0% de interés", explica Miatello.

Las posibilidades de financiamiento corren para todas las coberturas que ofrece el Provincia, de muy buena penetración en la zona núcleo. "Las coberturas de daño directo como granizo, heladas y viento siguen siendo las más masivas, sobre todo en este contexto de cambio climático. Estas pólizas incluyen coberturas adicionales sin costos como las de incendio, planchado por lluvia en la siembra y daños en etapas tempranas", indica.

En el medio, la compañía cuela algunos adicionales, como cobertura por el ciclo productivo completo (cosecha fina + gruesa) o pólizas que no solo cubren los cultivos sino todos los bienes del establecimiento (Integral Agropecuario).

Sancor Seguros también agregó facilidades "Este año, como novedad, hemos incorporado a nuestros tradicionales packs de pre campaña un atributo de sequía e inundación. Quienes contrataron esos packs estuvieron exentos de pagar la póliza de granizo frente a un evento de sequía o inundación, cuando el rendimiento promedio por cultivo y establecimiento asegurado cayó por debajo de un rendimiento mínimo determinado", explica Gustavo Mina, gerente de Seguros Agropecuarios del grupo.

Todas las compañías tienen buenas expectativas para la campaña que comienza. "Creemos que la superficie asegurada debería tener un aumento, sumado a la mayor superficie que se destinará al cultivo de trigo. Si bien el objetivo de la compañía es de crecimiento, nuestro foco está basado en un mejor servicio y herramientas para el asegurado y un tratamiento en forma integral ofreciéndole un abanico de coberturas para tener asegurado todos sus bienes, patrimonio y actividad", afirma Miatello.

Para Mina, las expectativas son buenas. "Se está comenzando con una muy buena siembra de cultivos de invierno. Por otra parte, en función de la incidencia de eventos climáticos como la sequía, pensamos que el productor agropecuario va a tender a asegurarse. A raíz de lo sucedió en los últimos años, los productores perciben alto riesgo de eventos severos como sequía e inundación".

"Si se mantienen las condiciones climáticas favorables contaremos con una mayor demanda por el incremento de la superficie y la mejora de los márgenes de rentabilidad. En cuanto a la campaña de cosecha gruesa, seguramente se continúe dentro de los valores históricos", coincide Julián Rodríguez, jefe de Riesgos Especiales de Mapfre. El pronóstico es bueno: "Esperamos poder alcanzar nuestros objetivos de crecimiento manteniendo el foco en el resultado tal como venimos haciendo en general en las diferentes líneas de negocio, y en el ramo agrario en particular", agrega.

La compañía está preparando un paquete de nuevos productos destinados a nuevos nichos de mercado, entre ellos la producción ganadera, forestal y vitivinícola. "Apuntamos a brindar a satisfacer de manera integral a nuestros clientes, para que puedan proteger sus cultivos, maquinarias, instalaciones, bienes en general y responsabilidades", explica Rodríguez.

En este sentido, Mapfre tiene una póliza que cubre específicamente a los trabajadores rurales. "Es un instrumento que contribuye a cumplir con las exigencias que te establece la Ley 16.600. También tenemos coberturas para el transporte de granos y ganado, agromáquinas y las masivas contra granizo y helada. Además de la 'Rural', un producto muy interesante que cubren el patrimonio y los bienes del campo desde incendios, pasando por rayos y hasta remoción de escombros ante un siniestro".

>ResilenciaEl campo es uno de los sectores más dinámicos de la economía. Un alza en los precios internacionales, por ejemplo, puede barrer rápidamente los efectos de una sequía o una inundación. Y ese nivel de resiliencia es sumamente atractivo para las aseguradoras.

"Para Zurich, el segmento agropecuario es un negocio relevante. El ramo es la tercera línea en importancia en riesgos patrimoniales", afirma Silvana Roccabruna, gerente de Riesgos Agrícolas de la compañía. En esta campaña la aseguradora le agrega al Integral Agrícola opciones de protección de Vida y Ahorro. "Buscamos dar cobertura al productor a lo largo de toda la cadena de valor y asegurar su patrimonio desde la siembra, durante el desarrollo del cultivo, el almacenamiento de los granos, su transporte, la maquinaria utilizada y hasta la protección del propio empresario y la continuidad de su empresa", agrega Roccabruna.

La ejecutiva explica que estas soluciones de Vida y Ahorro "ayudan al productor agropecuario con la protección que necesita frente a situaciones específicas y relevantes, tales como herencia, contingencia, protección societaria y hombre clave". Pensando en el cambio climático, bajaron los períodos de carencia. "La cobertura del Granizo Tradicional comienza a las 12 horas del día siguiente a la contratación, y permite elegir la carencia de 3 días, lo cual es un diferencial en el mercado. Los servicios de protección de cultivo normalmente se dividen en un período de resiembra (donde las coberturas van desde 20% a 50% de la suma asegurada frente a un siniestro), pero a partir del inicio de cobertura plena las compañías respondemos por el 100% de la cobertura asegurada".

En el caso de Viento y Helada, Zurich brinda la opción de contratación por lote o por área de acuerdo con las necesidades de cada explotación. "Buscamos proteger de manera integral a los productores, estando presentes en todas las etapas de la cadena de valor de su negocio.", indica Roccabruna.

>Agrandarse, el primer objetivoDesde hace varias campañas, las aseguradoras dirigen sus esfuerzos a ampliar las coberturas y sacar a los chacareros de los productos básicos. Según las últimas estadísticas publicadas por la SSN, en mayo de 2018, más del 80% de las coberturas comercializadas en Argentina corresponden a los seguros de Granizo, y cerca de un 19% a Granizo con adicionales (principalmente vientos y heladas). "Con ello queda de manifiesto que las coberturas restantes prácticamente son inexistentes", traza un cuadro de situación Nicolás Zuccarino, director Adjunto de Agro de Aon.

La tendencia se verifica en las consultas que recibe el grupo. "La demanda está focalizada en el granizo. Pero la coyuntura también influye y al estar saliendo de una campaña que atravesó una de las peores sequías de los últimos 50 años existe un leve incremento en las consultas respecto de coberturas Multirriesgo que son las que amparan individualmente este tipo de riesgos".

>

Los tiempos cambian y la demanda de los chacareros también. En una época en donde la tecnología tiene cada vez más injerencia en la predicción de eventos climáticos, el campo se tecnifica. "En Sancor Seguros vamos a continuar perfeccionando una novedad que introdujimos en la última campaña que es la del servicio de imágenes satelitales para monitorear la evolución de sus cultivos", dice Mina.

Provincia Seguros, por su parte, suma a sus pólizas la posibilidad de acceder a un web control de sus hectáreas.

>

"Es una plataforma dinámica multifunción donde puede monitorear sus cultivos de forma remota en tiempo real", explica Miatello.

>

El ejecutivo explica que el campo es una de las apuestas estratégicas de la entidad. "Estamos dando soporte y acompañando a uno de los sectores más importantes de la economía de nuestra provincia y del país". Una actividad, que apenas muestra signos de recuperación, derrama hacia el resto de la economía. Y dispara un tentador mercado de contrataciones. Y las compañías están preparadas para pescarlas.

>Buenos númerosLa campaña 2018/2019 ya comenzó. Según el último informe de la Bolsa de Cereales de Rosario, ya se implantaron un 71% de las hectáreas de girasol, el 96% de las proyectadas para cebada y el 97% de trigo.

En casi todos los casos se sembró más que en el período 2017/2018. Según el informe de la Bolsa rosarina, la proyección de área para girasol se mantiene en1.900.000 hectáreas, un 8,6% superior a las 1,75 millón de hectáreas implantadas en la campaña 2017/18.

Por otra parte, la siembra de trigo y cebada continuó avanzando con fluidez sobre las regiones del sur del área agrícola nacional. Las precipitaciones acumuladas repusieron humedad en el perfil y mejoraron el estado hídrico de los lotes que transitan distintas etapas de emergencia. Y si bien se registraron heladas sobre gran parte del país, no se detectaron daños de magnitud sobre lotes que comenzaron a desarrollar etapas reproductivas.

A nivel nacional, el informe de la entidad acerca del Estado y Condición de Cultivos, indica que el 11 % mantiene una condición de cultivo excelente, mientras que el 36 % de las 6,1 millones de hectáreas sembradas presenta un estado bueno.

El maíz no está atravesando el mejor momento, con rindes por debajo de las expectativas de comienzos de campaña en gran parte de las zonas. La soja dejó un buen balance en la última campaña con 2 quintales por hectárea más que en la última cosecha.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar