Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Martínez: "No habrá boom del consumo a corto plazo"

Vasco Martínez, titular de ASU, hace un crudo análisis del sector supermercadista. Pide control en el mercado informal y asegura que los mayoristas "son una moda".

Martínez:

El sector minorista está que arde. Los balances del año pasado estuvieron lejos de lo deseado y las proyecciones para 2018 no prometen una recuperación de magnitud. Sin embargo, las principales cadenas, tanto locales como extranjeras, apuestan a un "crecimiento sostenible", según afirma a El Cronista, Juan Carlos Vasco Martínez, director Ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), la mayor cámara supermercadista del país.

- ¿Cómo quedará en la historia el 2017?

La reactivación ha sido moderada y tardó en llegar. Hubo una mejora en el segundo semestre, pero el año terminó con una contracción interanual cercana al 3%. Esto es el promedio, la situación varía según la cadena y cómo pudo responder a la coyuntura.

- ¿Por qué no se reactivó el consumo?

Es difícil encontrar un sólo motivo, son muchos. El primer paso para explicar es que antes el consumo estaba subsidiado y dejó de estarlo tras el aumento de tarifas. Eso se traduce en menos dinero concreto para las familias. También se acoplan otros factores más psicológicos.

- ¿Cómo cerró el año en términos de rentabilidad?

Menos volumen de ventas y costos operativos en ascenso dan como resultado una importante erosión en la rentabilidad. Y hay que decirlo: muchas de las cadenas terminaron con números rojos. No se ve una recuperación en el corto plazo, porque la mitad de los costos son laborales y las pautas salariales están por arriba de la suba de precios.

- ¿Las promociones más agresivas no sirvieron?

Los descuentos son parte de esa pauta de conducta del consumidor. Las familias esperan los descuentos para comprar y por eso es tan difícil escapar de esta lógica.

- ¿La inflación contribuyó?

Es un tema interesante para analizar. Seguimos un estudio que mide una canasta de 400 productos en base a los tickets de compra, que incorpora los precios con todos los descuentos, incluso los bancarios. Y el resultado es que los precios de esos artículos subieron seis puntos porcentuales menos que la inflación general del INDEC. En términos reales y considerando la evolución del salario, los precios de los productos en las cadenas crecieron muy por debajo de la inflación, se abarataron.

- Sin embargo, se los acusa de ser 'formadores de precios'

Los datos son claros, lapidarios: esa afirmación es insostenible. Nuestro canal, desde las pequeñas cadenas locales hasta los líderes del mercado, tienen un tercio del mercado minorista. Además, las 10 cadenas más grandes no llegan al 25% del share total y compiten sacándose los ojos. Con este marco, es imposible justificar ese supuesto complot.

- Entonces

Hay que mirar otros ángulos del problema y hay que hacerlo analizando cada una de las cadenas de valor, porque las distorsiones cambian según qué se mire. El costo logístico es disparatado en Argentina, por razones socioeconómicas y geográficas. Y ni hablar de la presión impositiva: los supermercados pagamos más impuestas a costas de un mercado informal enorme y sin control. El 44% del costo de los alimentos se lo llevan los impuestos y del ticket de supermercado el 7% es costo logístico.

- Cambiando de tema: ¿cómo los impacta el auge de los mayoristas?

Los mayoristas siempre crecen en tiempos de crisis porque se privilegia sólo el precio. Al margen de eso, hay que decirlo: los mayoristas se pusieron de moda porque se construyó una percepción de precios favorable a ese canal, pero que no es del todo cierta. Si comparás marca por marca los precios son muy similares; y si sumás los descuentos, los mayoristas no son más baratos que los supermercados.

- ¿Son una amenaza?

El costo laboral de un supermercado se lleva el 55%-60% de los egresos. Un mayorista tiene una plantilla con mucho menos personal, mucha menos inversión en experiencia en tienda y además están ubicados en zonas alejadas. En logística, la última milla es la más cara y ellos no la pagan.

- ¿Qué se espera para 2018?

Los cambios macroeconómicos se van a seguir sintiendo y el Gobierno apuesta a un crecimiento sostenible en el mediano y largo plazo. En el corto, habrá un crecimiento, aunque no a la velocidad que uno desearía. No habrá boom del consumo en el corto plazo.

 

Más notas de tu interés

Comentarios2
Armando Galante
Armando Galante 29/01/2018 10:22:50

se deberá atender primeramente los aumentos en impuestos y tarifas, especialmente en inmuebles, luego se verá que sucede con el consumo, que seguramente bajará en 2018

Ariel Anibal Pastura
Ariel Anibal Pastura 29/01/2018 09:31:22

simplemente es un pais mas pobre , porque el gobierno quiere un pais mas pobre