Los chips también juegan

Los avances tecnológicos son una realidad en los distintos deportes, y el polo no es la excepción. Uno de ellos es un chip intramuscular, que se coloca en el cuello de los caballos para facilitar su identificación. El dispositivo, que es descifrado a través de un lector, permite conocer las características del equino, saber quiénes son sus propietarios o criadores, y averiguar sus antecedentes sanitarios, entre otros datos. Según varios especialistas, cada chip corresponde a un animal en particular: coincide con un único ejemplar en todo el mundo, evita confusiones y permanece de por vida en el organismo. Además, en términos de dimensiones, su tamaño se asemeja al de un grano de arroz.

"Es más fácil hacer un seguimiento en animales chipeados, que en aquellos que están identificados con métodos más tradicionales, como pueden ser la marca a fuego, en frío o el tatuaje", describe el médico veterinario, Guillermo Buchanan, sobre las ventajas que proporciona este método. "El chip no es exclusividad del polo. Ya se utiliza en fomento equino y sangre pura de carreras hace varios años", aclara quien además se desempeña como gerente en la Asociación Argentina de Criadores de Caballos de Polo (AACCP) hace más de 10 años.

Las circunstancias indican que este sistema innovador se irá desarrollando cada vez más con el correr del tiempo. Incluso, Buchanan asegura: "La tendencia es que se vayan chipeando todos los caballos registrados, porque va a simplificar y a perfeccionar todo el sistema en torno a los métodos de identificación".

Lógicamente, esta técnica está más avanzada en otros lugares del planeta, como los Estados Unidos o Europa. En ese sentido, el veterinario amplía que "cada vez nos vamos acercando más a lo que las normas internacionales van solicitando en cuanto a la identificación de los caballos".

"El chip es un dispositivo que recién se está empezando a usar en el polo. Entonces, mientras nos vayamos aggiornando con lo que se hace en el mundo, siempre va a ser más fácil", completa Buchanan sobre el futuro del método en nuestro país.

Mariano Preite

Más de OpenGolf