U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

La promesa del desarrollo próximo

Los números de Vaca Muerta están entre los mejores indicadores de la gestión Cambiemos. El proyecto que empieza a querer ser realidad.

Desde hace unos meses hasta aquí, Vaca Muerta parece ser la palabra predilecta de muchos funcionarios del gobierno de Mauricio Macri para remitirse a "desarrollo" y "potencialidad futura, aunque próxima". Y las noticias que llegan desde dicho yacimiento, en donde se encuentra la segunda reserva comprobada de shale gas del mundo y la cuarta de shale oil, parecen no cesar. El presidente, incluso, lo mencionó en el discurso que emitió el pasado lunes 3 de septiembre, que marcó la primera vez que hizo referencia a una situación de "emergencia" en su gestión. "Dimos vuelta la situación de la energía con mucho sacrificio y, hoy, gracias a Vaca Muerta y otras inversiones, pronto vamos a tener energía abundante que va a generar mucho trabajo y dólares para el país", dijo.

En esa misma línea, pocos días después, la cartera que dirige el ingeniero en Petróleo Javier Iguacel anunció: "De la mano de Vaca Muerta, creció la producción de gas y petróleo en julio". En específico, de acuerdo a las cifras oficiales, la producción de gas natural en dicho mes alcanzó los 132,1 millones de m3 por día. De este modo, creció un 7,1% en términos interanuales y acumuló una suba del 4,9% durante los primeros siete meses de este año.

Más importante aún fue el crecimiento que el shale gas experimentó entre julio de 2017 y el mismo mes de 2018, el cual se colocó en 192,7%, y acumula una expansión del 149,9% en lo que va del año en relación al mismo período del anterior. El tight gas, por su parte, se ubicó en julio 7,7% por encima de julio 2017, y acumula un crecimiento del 8,5% en los primeros siete meses de este año vs. mismo lapso del previo.

De este modo, en total, la producción no convencional de gas natural (sumando shale y tight) mostró, en el mes en cuestión, un crecimiento interanual del 42,3%, alcanzando en ese mes 46,9 millones de m3 por día, lo que equivale al 35,5% de la producción total del país. Un mes antes, en junio de 2018, la producción de gas y petróleo no convencional habían registrado un crecimiento del 162% y el 54%, respectivamente, en comparación con junio del año anterior.

Proyección

Según los objetivos que el Gobierno nacional presentó en la Mesa de Vaca Muerta, dos semanas atrás, en cinco años, se busca duplicar la producción de gas, hasta alcanzar 260 MMm3 por día y exportar 100 MMm3 diarios. De un modo similar, la proyección es duplicar la producción de petróleo hacia 2023, lo que permitiría llegar a 1 millón de barriles por día y exportar 500.000. El aporte que esto tendría en el balanza comercial nacional es claro, dado que implicaría ingresos por u$s 15.000 millones en exportaciones netas. A su vez, y en base al escenario 2018-2023 de la cartera de energía nacional, se espera que Vaca Muerta genere al menos u$s 1.400 millones anuales de actividad directa para los proveedores nacionales.