La democratización de los tratamientos de fertilidad

Selectivity es una startup de tecnología médica que busca universalizar el acceso a los procedimientos mediante el desarrollo de técnicas de reproducción asistida más eficaces y económicas.

La empresa surgió a partir de la idea de su fundador, Herberto Repetto (foto), un bioquímico con más de 30 años de experiencia en el campo de la andrología. En 2018, Repetto se acercó a Cites, incubadora tecnológica, buscando apoyo y financiamiento para convertir su idea en un emprendimiento. A partir de allí, y con la ayuda de los desarrolladores de negocio de Cites, se fue puliendo el proyecto para darle forma de startup con potencial alcance global y se lo presentó ante el comité de inversión de la incubadora con resultado favorable. A principios de este año, firmó el acta constitutiva de la SAS y  completó el equipo emprendedor con el ingeniero Leandro Reartes como CEO.

"Contamos con una tecnología propia que permite seleccionar, de forma sencilla y eficiente, los espermatozoides más sanos y de mayor movilidad, maximizando la integridad de su ADN; basados en esta tecnología estamos desarrollando un dispositivo microfluídico de selección espermática que permite realizar procedimientos de baja complejidad (inseminación intrauterina - IUI), en consultorios médicos o incluso en el hogar", detalla Reartes. "Esto acerca la posibilidad de realizarse un primer tratamiento a pacientes alejados de los grandes centros urbanos en donde se encuentran las clínicas de fertilidad, a la vez que disminuye el costo total del tratamiento".

El proyecto se inició en marzo de 2019, teniendo como primer hito la validación funcional en ambiente de laboratorio de la tecnología. "Los siguientes desafíos pasan por desarrollar el proceso industrial de fabricación de la membrana que es el núcleo de nuestra tecnología", plantea Reartes. "En paralelo, se está trabajando en el diseño final del dispositivo, la realización de validaciones y pruebas, y confección de la documentación necesaria para atravesar el proceso regulatorio".

Selectivity obtuvo la inversión inicial de Cites, la cual está siendo destinada principalmente en proyectos de I+D asociados al desarrollo y maduración del producto, además del mantenimiento de las operatoria de la startup por los dos años del horizonte de incubación.

 La startup trabaja en las validaciones funcionales junto al Instituto de Medicina Reproductiva Fecunditas y está avanzando en un acuerdo con Instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas de Conicet Córdoba para trabajar en la optimización del dispositivo. "El próximo paso es pasar por los procesos regulatorios tanto de la Argentina como de Estados Unidos y Europa", plantea Reartes.

En cuanto a cómo la innovación y la tecnología contribuyen al desarrollo médico de un país, Reartes dice: "Si bien no es nuestra intención contribuir a resolver el sistema de salud en su conjunto, sí nos contentamos con llegar a aportar soluciones alternativas a las actuales dentro del el tratamiento de la infertilidad. Estoy seguro de que el desarrollo económico del país pasa por lograr aprovechar el potencial científico tecnológico que tiene".

En términos de impacto para el paciente, agrega: "Se ven dos tendencias: por un lado, cada día las parejas postergan más la decisión de tener hijos, lo que agrava muchas veces la condición de infertilidad preexistente. Por otro, está la tendencia a postergar el tratamiento por la complicación que representa para pacientes que viven alejados de los grandes centros urbanos en donde se encuentran las clínicas". En este sentido, "nuestra solución intenta responder a esas dos tendencias, actuando sobre la eficacia del tratamiento y sobre su mayor disponibilidad. Esto último también impacta en el costo total del tratamiento de baja complejidad, ya que facilita su acceso y reduce en algunos casos la necesidad de viajar".

Más de OpenGolf

Noticias del día