Miércoles  15 de Noviembre de 2017

Islandia, meca de la geotérmica

La isla más volcánica del mundo busca transformar una industria que no ha visto un cambio revolucionario desde la implementación del fracking en el siglo XX. Los números que describen su actualidad energética y el potencial que podría alcanzar.

Islandia, meca de la geotérmica
Ubicada sobre la dorsal mesoatlántica -una fractura entre las placas tectónicas euroasiática y norteamericana que se desplaza a un ritmo promedio de dos centímetros por año- Islandia es una potencia mundial en el uso de energía geotérmica.

Con apenas 103.000 km2, un tamaño similar a la provincia de Catamarca, el 63% de su superficie está cubierta por lava. Como resultado de su ubicación, la isla es uno de los lugares con mayor actividad geológica con más de 200 volcanes que la atraviesan, 30 de los cuales están activos. Solamente en la última semana de octubre de este año se registraron 500 terremotos, y los geólogos siguen de cerca los movimientos del volcán Bardarbunga, a la espera de su inminente erupción.

La tierra del fuego y el hielo ofrece dramáticos escenarios con la actividad geotermal manifestándose en forma de volcanes, géiseres, aguas termales y fumarolas. La isla es una de las masas geológicas más jóvenes del mundo, lo que permite que el proceso de perforación del suelo sea más sencillo. Para su aprovechamiento basta con taladrar una de las 600 aguas termales del país y usar el vapor que se libera.

Impulso renovable

Actualmente, la economía islandesa es impulsada casi en su totalidad por energía renovable -la única excepción es la dependencia de los combustibles fósiles para el transporte. Tanto es así que, en 2016, el 85% del suministro total de la energía primaria del país derivó de fuentes de esta naturaleza, lo que lo convirtió en el mayor productor per cápita del mundo.

Del suministro energético total, el 65% deriva del uso de fuentes geotérmicas, que se obtienen a partir del aprovechamiento del calor natural que habita en el interior de la Tierra y se transmite por medio de los cuerpos de roca caliente o reservorios por conducción y convección, donde ocurren procesos de interacción de fluidos y rocas, dando origen a este tipo de sistemas. Hoy, en Islandia, esta se usa principalmente para el sostenimiento del sistema de calefacción, con nueve de cada 10 hogares utilizándola. El restante 20% proviene de la generación de energía hidroeléctrica.

Mirá también

Agustina Zeballos es campeona otra vez

La joven golfista se convirtió, con 9 bajo el par, en campeona del  56° Abierto de Golf del Jockey Club de Rosario, en la 2da fecha del ranking Argentina de Aficionadas.

La utilización de la energía geotérmica para calefaccionar resulta en un ahorro aproximado de u$s 500 millones al año en la importación de combustibles fósiles, lo que también se traduce en una menor emisión de dióxido de carbono (CO2). Según Orkustofnun, el Ente Nacional de Energía de Islandia, la geotérmica aprovechada para calentar hogares en un solo año es equivalente al calor obtenido de la quema de 800.000 toneladas de petróleo. Adicionalmente, un estudio publicado por este organismo en 2014 afirma que el ahorro anual del país fue de 7,5 millones de toneladas de CO2.

Pero no solo para calefaccionar los hogares se utiliza la geotérmica en esta nación nórdica, sino también para generar electricidad y agua caliente.

Islandia es el mayor productor de energía eléctrica per cápita, con una generación de, aproximadamente, 55.000 kWh por año. La diferencia al ser comparada con la Unión Europea es notoria, ya que el promedio de generación de esta es menor a los 6.000 kWh anuales per cápita.

La isla también se destaca por ser el mayor consumidor de electricidad, con la energía renovable proporcionando el 100% de su producción: el 73% proviene de fuentes hidroeléctricas y el 27% de geotérmicas. En este sentido, es de destacar que su Autoridad Nacional de Energía estima que, de momento, solo se ha aprovechado el 20% del potencial geotérmico convencional disponible para la producción de electricidad.

Por otro lado, para el suministro de agua caliente, la isla cuenta con al menos 20 áreas cuyas temperaturas subterráneas alcanzan los 250 grados, a una profundidad menor a los 1.000 metros. Al agua extraída se le regula la temperatura y se la bombea desde los pozos directamente a los grifos de las casas cercanas, eliminando la necesidad de consumir energía para generar agua caliente. Asimismo, para proporcionar agua potable, se lleva a cabo un proceso de enfriado y purificación.

La evolución de una potencia

El potencial de Islandia como país generador de energía renovable es indiscutible, considerando su evolución en materia energética. Hasta principios de la década de 1970, la mayor parte del consumo de energía del país provenía del uso de combustibles fósiles importados. La crisis económica y las consecuentes fluctuaciones del precio del petróleo fueron los factores que impulsaron la transición hacia las energías renovables.

El ahorro económico obtenido al migrar del uso del petróleo a la energía geotérmica -un estimado de u$s 8,2 mil millones en 30 años- ha contribuido significativamente a la prosperidad económica de la isla, transformándola de uno de los países más pobres de la Unión Europea a uno de los más productivos del mundo, en términos del PBI per cápita y calidad de vida.

Hoy en día, el país cuenta con seis plantas de energía geotérmica. En funcionamiento desde 2008, Hellisheioi es la central eléctrica más grande dentro de su territorio y la segunda central de energía geotérmica más grande del mundo, con una capacidad generación eléctrica que puede llegar a los 303 MW.

"No se ve una central de energía geotérmica de 300 MW muy a menudo", dice Marta Rós Karlsdóttir, directora de Recursos Naturales de ON Power, la compañía de energía pública que administra la planta. Lo que resulta innovador es que, además de electricidad, se produce el suministro de agua caliente para la ciudad de Reikiavik. Una vez que se ha extraído el vapor, el agua geotérmica restante se desvía a un intercambiador de calor, donde se utiliza para calentar el suministro de agua potable.

Cerca de lo disruptivo

Los geólogos creen que Islandia apenas ha arañado la superficie de su potencial en la generación de energía geotérmica. El Proyecto de Perforación Profunda de Islandia (IDDP, por sus siglas en inglés) es un esfuerzo colaborativo entre las empresas HS Orka, Reykjavik Energy y la Autoridad Nacional de Energía, con apenas 20 años de existencia.

Recientemente, completaron con éxito la perforación de un pozo de 4.659 metros de profundidad en la península de Reykjanes, en la que se detectó la presencia de fluido supercrítico a 427 grados de temperatura. Esto ocurre cuando la roca y el agua fundida se encuentran, y el extremo calor y la alta presión llevan el agua a un estado donde no es ni líquido ni gaseoso. El hallazgo cobra relevancia porque este tipo de fluido tiene un potencial energético mucho más alto que el vapor geotérmico convencional. Resta evaluar la viabilidad técnica y económica del pozo, para lo que los científicos y las empresas asociadas en el IDDP han definido un plazo de dos años. Albert Albertsson, técnico del proyecto, estima que, con el aprovechamiento de pozos de este tipo de fluido, se podrían "generar entre cinco a 10 veces más energía que los pozos convencionales".

Actualmente, los investigadores están bombeando agua fría en el pozo para expandirlo a un tamaño adecuado para operar una planta de energía. Si todo va conforme lo planificado, el sitio podría funcionar en unos pocos años, aunque definir una fecha precisa es difícil debido a la naturaleza pionera del proyecto.

Aun así, quedan obstáculos significativos para sortear, ya que, debido a los altos costos de inversión a escala mundial, el sector no ha logrado despegar de la misma manera que la energía solar o eólica. Según el Consejo Mundial de la Energía, en 2014, la energía geotérmica proporcionó menos del 1% de la electricidad mundial, una cifra que para 2030 debería multiplicarse por cinco, según la Agencia Internacional de Energía Renovable.

Al igual que el siglo XX, cuando la implementación del fracking desató enormes reservas de petróleo y gas que alguna vez se creyeron inalcanzables, los investigadores islandeses creen que están al borde de un descubrimiento disruptivo en términos de energía geotermal, que podría remodelar y revitalizar la industria. "Hay áreas volcánicas en todo el mundo y, si podemos sacarle más provecho, podría tener implicancias globales", dice John Ludden, director Ejecutivo del British Geological Survey.

En un proyecto que comenzará en 2020, científicos perforarán un pozo de 2,1 kilómetros de profundidad en la cámara de magma debajo del volcán Krafla para estudiar la posibilidad de producir energía geotérmica. El estudio, que implicará una inversión de u$s 100 millones, está siendo coordinado en conjunto por el Grupo de Investigación Geotérmica de Islandia (GEORG) y el Servicio Geológico Británico, y cuenta con la participación de 38 institutos y empresas de 11 países, incluidos los Estados Unidos, Canadá y Rusia. Es, justamente, este último esfuerzo, primero en su clase, el que invita a Islandia a soñar con la posibilidad de cruzar un nuevo límite: suministrar energía a Europa. Para lograrlo, hoy se está analizando la posibilidad de construir un cable de 1.000 kilómetros de longitud, que podría alimentar 1,6 millón de hogares británicos.

Datos de la geografía

La dorsal mesoatlántica es una cordillera submarina ubicada en el océano Atlántico y marca el límite donde las placas tectónicas euroasiática y norteamericana se encuentran y se separan. Con una extensión de 16.000 kilómetros, es la cadena montañosa más larga de la tierra, con la mayor parte de la dorsal entre 3.000 y 5.000 metros por debajo de la superficie oceánica. Hay solo unos pocos lugares donde la cresta está expuesta sobre el nivel del mar; esta permite su visibilidad en el Parque Nacional Thingvellir, al suroeste de Islandia. Debido a la constante actividad geológica, se estima que en los últimos 10.000 años el valle se ha ensanchado 70 metros y hundido otros 40. A medida que las dos placas tectónicas se desplazan, con periodicidad se forman fisuras en la corteza que permiten que la roca fundida se proyecte desde el subsuelo a la superficie en forma de lava, creando muchos de los volcanes de Islandia. La dorsal oceánica no solo cambia la geografía de la isla, sino que también es responsable de la actividad volcánica que creó a la isla hace 20 millones de años.
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000057,000060,5000
DÓLAR BLUE1,509466,750067,2500
DÓLAR CDO C/LIQ-0,0001-79,3103
EURO0,468565,285765,3085
REAL2,098714,409314,4143
BITCOIN-0,02638.209,69008.211,4900
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000055,2500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,652959,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,626060,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000056,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)7,4074145,00135,00
CUPÓN PBI EN PESOS-4,40251,521,59
DISC USD NY-0,305881,5081,75
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,870032.550,7300
BOVESPA1,1400106.022,2800
DOW JONES0,330026.827,6400
S&P 500 INDEX0,22423.006,7200
NASDAQ-0,07008.162,9870
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,1072343,2781342,9107
TRIGO CHICAGO-0,7163190,9754192,3533
MAIZ CHICAGO0,0000152,4545152,4545
SOJA ROSARIO0,0000242,0000242,0000
PETROLEO BRENT0,898959,490058,9600
PETROLEO WTI1,382954,250053,5100
ORO0,06071.483,30001.482,4000