En América latina

De acuerdo con el Banco Interamericano del Desarrollo (BID), el 4% del comercio electrónico mundial proviene de América latina y, para 2018, este proporción se elevará al 5%. Asimismo, existen 121,1 millones de compradores digitales de bienes y servicios, y para 2019 serán 151,1 millones.

A su vez, el 70% de los ingresos de la industria turística en la región proviene de ventas online. Si bien la industria de los Alimentos tiene bajas puntuaciones de los usuarios, es la que más se diversifica a través de sus aplicaciones móviles de comida rápida.

Un informe de Linio explica que en América latina existe poca o nula cultura del comercio electrónico y la bancarización, por eso se han tenido que ofrecer diferentes formas de pago en efectivo. Además, se generaron algunas costumbres como el Black Friday, CyberMonday, Hot Sale y Navidad, que fomentan este tipo de transacciones.

De todas formas, prevalece el omnicommerce, una práctica que consiste en revisar productos en internet y comprarlos en la tienda física, o viceversa. Un tema un tanto contradictorio es el de la confianza de los usuarios, que cuentan con las reseñas de otros clientes, pero no confían plenamente en que las páginas van a mantener la privacidad de sus datos.

Entre los principales desafíos que enfrenta el comercio electrónico en la región, está el tema de la privacidad y los métodos limitados para pagar. AMIpersectiva indica que el comercio electrónico crecerá más rápido entre pagos en efectivo que con usuarios de tarjeta de crédito. Este año, hay un aproximado de 104 millones de personas con crédito y 105 millones de personas que no tienen. Para 2019 habrá 115 millones y 117 millones, respectivamente.

Más de OpenGolf