U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Big Data del vino

Gior

gina Gottlieb y Jayaram Bhat encontraron la manera de convertir su pasión compartida por el vino en una startup de tecnología. Ambos se conocieron en un club de vino y se unieron por su amor mutuo por los vinos de Borgoña. Finalmente decidieron formar una startup dirigida a entusiastas del vino como ellos.

Squelch; la nueva startup, acaba de salir al mercado y lanzó un producto de análisis de datos dirigido a los agentes de atención al cliente. También anunció que recibió u$s 8 millones en fondos en una ronda dirigida por Shasta Ventures.

Esta curiosa empresa "comenzó con la idea de que hay personas con conocimiento e información y otros que están tratando de encontrarlo", dijo Gottlieb, VP de Marketing de Squelch a Bussiness Insider. Así decidieron crear una pequeña empresa dedicada recolecetar y unificar información sobre el vino y presentarla a otros fanáticos de la bebida espirituosa. Pero con el tiempo su concepto evolucionó, particularmente después de una conversación con un cliente potencial, hace un año y medio. “Construimos el producto para el consumidor, pero nos enfocamos en el vino y otros temas", dijo Bhat, CEO de Squelch. “Lo estábamos demostrando, y una de las personas allí dijo: ¿podemos hacer esto para la oficina?".

Como producto, Squelch es autoevidende, ya que la palabra en inglés significa "aplastar" el sonido que interfiere con una escucha nitida. El software de Squelch está diseñado para ayudar a las compañías a recopilar solo la información más relevante de las cantidades sólidas de datos que recopilan de múltiples fuentes. El software se puede integrar con Salesforce, Slack y otras aplicaciones empresariales comunes. "Estamos ocultando todo el ruido de los resultados que presentamos al agente, solo mostramos información relevante", dijo Bhat. Así, la pasión por el vino se convirtió en una compañía de SaaS (software como servicio) orientada a mejorar la experiencia de los clientes.

Mirá también

Reinventarse después del desastre

Inaugurado en 1997, J-Village es un centro de entrenamiento ubicado a 20 kilómetros de la central Fukushima Daiichi y ofició de base de operaciones tras el accidente nuclear que allí ocurrió. Hoy, después de ser renovado, el predio busca recuperar posiciones en el ámbito deportivo.