Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Emprendedores: reciclar una idea y ponerla de moda

Lorena y Natalia Nuñez volvieron a las viejas bolsas reutilizables que usaban las abuelas, pero con un toque de diseño. Así nació Totebag, una iniciativa con conciencia ambiental. Por Andrea Rivas, Cronista.com  

¿Quien no recuerda a su abuela hacer magia, cuando transformaba un pequeño monedero en una gran bolsa en la que guardarba todos los ‘mandados’? "Volver a las fuentes", en eso pensaron las primas y diseñadora Lorena y Natalia Nuñez cuando crearon su marca de bolsas reutilizables de diseño compacto 'Totebag'.

A aquellos monederitos simpáticos ideados para ganar lugar se suma hoy un agregado: la conciencia ambiental. Es que la elección de este tipo de bolsa permite que se disminuya el uso de otros productos contaminantes como el polietileno.

“Empezamos a pensar la idea cuando viajábamos y el tema no estaba muy desarrollado acá”, cuenta Lorena en diálogo con Cronista.com, en el marco de Casa FOA, donde estas emprendedoras tienen su stand como 'incubadas' del Centro Metropolitano de Diseño (CMD). El proyecto nació en 2009, bajo la idea de que “todo el mundo vuelva al hábito de sus abuelas de llevar una bolsa monedero y rechazar las bolsas de plástico”.

“Nosotros queremos que cuando la gente haga sus compras rechace las de plástico y diga: ‘no gracias yo tengo mi bolsa compacta'”, explica Lorena.

El impulso

La aparición de las Totebag se dio además en un momento clave. En 2008 entró en vigencia una ley de la provincia de Buenos Aires que ordenó a los supermercados dejar de entregar bolsas de polietileno y cambiarlas por otras de materiales degradables. La conciencia verde hizo además que muchas de esas cadenas comenzaran a vender a sus clientes bolsas reutilizables y la moda de las abuelas volvió pero transformada en necesidad ambiental.

“La ley que obliga la baja en el consumo de las bolsas de plástico nos ayudó e hizo que el consumidor valorizara el producto”, aseguran.

Los primeros fondos para invertir surgieron, como casi en la mayoría de los casos, de ahorros y el aporte de familiares y amigos que confiaron en el proyecto. Lorena recuerda que desde un principio se dieron cuenta que el producto podía tener buena repercusión en el mercado corporativo, además de utilizar las redes sociales como Facebook para apuntar a los minoristas.

“El lado de lo ecológico hace que los gerentes de compra tomen conciencia a la hora de elegirnos”, reconocen y detallan que ya trabajan para grandes firmas como Falabella y Shopp Galery, que además entendieron el doble uso de esta bolsa reusable como medio para entregar sus productos y también como publicidad a largo plazo. "La bolsa sigue comunicando”, explican.

Totebags es uno de los proyectos incubados en el Centro Metropolitano de Diseño, mediante el cual el Gobierno de la Ciudad apoya a los emprendedores del sector de diseño. Ambas reconocen que hoy en día no es tarea fácil ser emprendedor. Sin embargo, resaltan que “cada vez hay más organizaciones, más instituciones que ayudan a crear un ecosistema de emprendedor. Eso hace que cada día estén surgiendo más posibilidades de créditos blandos para que el taller tenga arranque”, aseguran.

Así logran su triple objetivo, ganar espacio, cuidar el medioambiente y comunicar un mensaje.


 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar