EL KIRCHNERISMO INSISTIÓ CON LA CAMPAÑA DEL "VOTO MIEDO" CONTRA MACRI

Scioli se queda con ideas de Massa, como el narcotráfico, para seducir a sus votantes

Después de proponer el 82% móvil, el candidato anunció que discutiría la Coparticipación y que blindará las fronteras. Y hasta le pidió perdón al tigrense por las dudas ante el robo de su casa

El 22 de septiembre, a un mes de las recientes elecciones generales, Sergio Massa prometió reformar el sistema de Coparticipación. Meses antes, el 14 de julio, en Misiones, el por entonces presidenciable del Frente Renovador reclamó: "Hay que darle un fuerte blindaje a la frontera". En su seguidilla de promesas tomadas del documento de UNA, una forma de descrinizarse y de buscar captar el codiciado 21%, 5,2 millones de sufragios, que obtuvo el tigrense a pesar de la campaña del "voto útil", Daniel Scioli hizo propios ayer ambos anuncios. Es una deliberada estrategia en paralelo a la del "voto miedo" de diferenciación con Mauricio Macri, que ayer fue negada por el aspirante naranja pero reafirmada por el sistema kirchnerista, luego de las quejas de Cambiemos.

De esta manera, tras comprometerse la semana pasada a implementar si llega a la Presidencia el 82% móvil para los jubilados, una de las banderas renovadoras. La misma idea que llegó a ley y fue vetada por Cristina Fernández de Kirchner. Ahora se apropió de otro histórico reclamo opositor. "Como mi compromiso en la lucha contra la inseguridad y el narcotráfico es una realidad, vamos a implementar un blindaje de nuestros 2.500 kilómetros de fronteras", sostuvo el gobernador bonaerense, si bien los límites con países vecinos son 9.376 kilómetros. "Lo haremos con efectivos de las fuerzas de seguridad y Fuerzas Armadas que ya están allí actuando en los escudos Norte y Noroeste", agregó. Y sentenció, en línea con su slogan "continuidad con cambios" reformulado en "El cambio justo" massista: "Les pido a los argentinos que no tomemos riesgos, que vayamos al cambio seguro y posible".

Por otra parte, además de la Coparticipación, que deslizó "que se descentralicen más recursos", si bien la tropa naranja admite que es un tema complicado por la necesidad de acordar entre todas las provincias, Scioli prometió recrear el hoy congelado Fondo del Conurbano para otros centros urbanos como Gran Rosario y Gran Córdoba, una idea que ya había lanzado en la anterior campaña.

Y, para el final, otro punto económico: "No voy a sacar los subsidios porque gobernaré para la mayoría, no para los ricos". Y otra vez, Scioli polarizó con un demonizado Macri: "La gente va a votar a favor de una agenda productiva y no a favor de una agenda neoliberal de mercado".

Hasta Scioli le pidió perdón a Massa. "Sé interpretar el enojo ante ese hecho tan desagradable. No tengo ningún problema en hablar con él y transmitirle a su familia que si en algún momento interpretaron lo que interpretaron, obviamente me disculpo con él y su familia, Malena y los hijos", dijo, recordando el robo en la casa del tigrense que, en 2013, fue sembrado de dudas por el kirchnerismo con intencionalidad política.
Luego de dos reuniones políticas, una de su mesa chica ampliada en la Fundación DAR y otra con intendentes bonaerenses, para curar heridas, Scioli insistió con negar una "campaña sucia" contra Cambiemos. "Se intenta instalar la teoría de que quiero meter miedo, pero si algo he hecho en mi vida es transmitir esperanza".

Su compañero de fórmula, Carlos "Chino" Zannini, fue más directo: "Los que hacen campaña sucia son ellos. Le llaman miedo a que digamos lo que van a hacer, porque tienen la estrategia de no hablar de lo que van a hacer".

Tags relacionados