Scioli necesitaba triunfar por knock out pero Macri fue el que ganó por puntos

El debate presidencial fue histórico y fue un enérgico salto adelante de calidad institucional. Pero allí se terminaron los buenos modales. Los primeros cinco minutos derrumbaron los pronósticos de quienes esperaban una pulseada light y nos hicieron pensar en un combate de tensión insoportable. Mauricio Macri atacó con enorme agresividad un punto débil de Daniel Scioli y paralizó a una audiencia de seis millones de televidentes. "Daniel, ¿en qué te han transformado? parecés un panelista de 678...", fue la frase que abrió el fuego. Scioli sintió el golpe y le llevó un cuarto de hora reponerse y volver de los nervios que le endurecieron cada músculo de la cara.


El candidato oficialista jamás volvería a descontar esa ventaja. Con los minutos se fue calmando y logró incomodar a Macri en un par de ocasiones. "No pudiste terminar con los trapitos y hablás de solucionar el narcotráfico...", fue la frase más festejada de quienes lo acompañaron. Los dos eludieron dar algunas respuestas básicas. Pero Scioli, en desventaja según las encuestas, necesitaba un golpe de knock out. Y ese golpe nunca llegó.


Después del impacto inicial, Macri se dedicó a regular esa ventaja. Ya no fue tan incisivo y hasta dejó de lado cierto aire canchero que deslució su arranque fulminante. El candidato de Cambiemos logró lo que en el boxeo se suele denominar una victoria por puntos. Le alcanza para ser el favorito en los pronósticos del ballottage. Pero sólo el resultado del 22 de noviembre permitirá comprobar si la estrategia de bajo riesgo será suficiente para convertirlo en presidente.

Tags relacionados
Noticias del día