Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tablets y celulares, los culpables de las nuevas lesiones en la mira de los médicos

La Asociación Argentina de Cirugía de Mano sostiene que la cada vez más frecuenta utilización de aparatos tecnológicos juega en contra de la salud de las extremidades. Marcan, por ejemplo, que el uso constante de los mensajes de texto afecta a los dedos pulgares ya que son los que se utilizan para redactarlos. Cuáles son los consejos para evitar caer en estos inconvenientes.

El uso de notebooks, netbooks, tablets, smartphones o computadoras personales pueden provocar daños en las manos.

Ante esto, los expertos aconsejan tomar ciertas precauciones para prevenir esas lesiones, que limitan las actividades diarias.

Jorge Boretto, especialista en cirugía de la mano y miembro superior de la Asociación Argentina de Cirugía de la Mano (Aacm), indicó que "la exposición a fuerzas repetitivas como la vibración, la posición anormal de la mano y la muñeca son las principales causas de diferentes lesiones".

Las nuevas tecnologías, según Boretto, son el principal enemigo de las extremidades, ya que causan un 29% más de tendinitis que otros trabajos en los que no se está tan expuestos a esos dispositivos.

Aldo Falco, presidente de la Aacm, también apuntó en el mismo sentido y sostuvo que "el uso repetido y prolongado del mouse puede generar distintas lesiones de la mano, limitando sus funciones".

Falco explicó que "a ese tipo de lesiones se las incluye en los llamados síndromes por sobreuso. Existen estadísticas que demuestran que cerca del 50% de las personas que pasan más de ocho horas diarias frente a una computadora sufren ese problema".

La afección más clásica en estos casos es la del túnel carpiano, que se presenta cuando aumenta la presión sobre el nervio mediano al nivel de la muñeca.

Esto ocurre generalmente cuando se realizan movimientos repetidos con la muñeca (como por ejemplo escribir o utilizar alguna aplicación de entretenimiento, algún juego), o cuando se sostiene la mano en una posición forzada durante un tiempo prolongado (el uso de tablets).

Boretto estimó que "tanto en países desarrollados como en desarrollo, esta problemática puede afectar hasta un 60% de la población que utiliza estos dispositivos para trabajar".

Asimismo, hay factores físicos como la mala postura en el trabajo y los malos hábitos (sentarse durante varias horas en la misma posición, trabajar con los hombros levantados) que potencian lesiones óseas.

Para evitar malas posturas, "la utilización de diseños ergonómicos en los puestos de trabajos (mesas, teclados, sillas) pueden disminuir hasta el 50% las lesiones en el trabajo causadas por las nuevas tecnologías", expresó Boretto.

Los juegos electrónicos y los teléfonos móviles también aparecen en la "lista negra" de las lesiones.

Según los especialistas, en estos casos la problemática más usual es la tendinitis en la mano e incluso en la muñeca, además de dolor en la base del pulgar y hasta ampollas en la punta de esos dedos.

Guillermo Belluschi, especialista en cirugía de mano, es incluso más específico a la hora de señalar los problemas. "Una de las partes de la mano más afectadas es el dedo pulgar, que se usa casi con exclusividad para redactar mensajes de texto".

"Las teclas de los teléfonos tienen muy poca separación entre sí, e inducen a un movimiento poco natural", explicó.

Además, marcó que "también son los pulgares los principales involucrados en el uso de videojuegos, que generan estrés en las articulaciones, provocando una patología por exigencia desmedida".

Pero como para muchos abandonar la tecnología no es una opción, lo importante es tener en cuenta algunas recomendaciones de los especialistas.

Uno de los consejos más marcados es ubicar el teclado en un nivel inferior de la altura del codo y de esta forma, se mantendrán los hombros y muñecas en una posición relajada.

Otra de las variantes es utilizar almohadillas de goma entre el teclado y la mesa, y donde se encuentra el mouse, así la muñeca tendrá un apoyo, para no exigir un esfuerzo mayor a los músculos del antebrazo.

Los antebrazos, en tanto, deben estar apoyados, tanto al escribir en el teclado como al utilizar el mouse.