U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Sorprenden el interés por pinturas y objetos antiguos, que lograron precios récord

En diez subastas de Chrisitie’s y Sotheby’s, la semana pasada se recaudaron u$s 170 millones por muebles, objetos, dibujos, pinturas y esculturas realizadas hace más de 100 años

La semana pasada en diez subastas de Chrisitie’s y Sotheby’s se recaudaron u$s 170 millones por muebles, objetos, dibujos, pinturas y esculturas realizadas hace más de cien años. Son antigüedades, si no serían meramente objetos y obras viejas.

Sotheby’s sorprendió con la venta de un retrato veneciano, posiblemente inspirado en Tiziano que realizó Peter Paul Rubens y que estaba entre sus bienes cuando falleció, dándole certeza a la autoría de la obra. No era muy grande: 59x48 cm y logró u$s 7 millones. Por una pintura juvenil de Joshua M. Turner se pagaron u$s 4,4 millones y por una bella y típica acuarela casi u$s 3 millones.

Por un retrato anónimo de María de Burdeos se pagaran u$s 2,7 millones y no saben si el autor es holandés o alemán, sólo tienen certeza que es una obra de la época (cerca 1480).

Por un pequeño retrato (26x20cm) atribuido a Alberto Durero se pagaron u$s 2,6 millones y esperamos que el nuevo comprador pueda lograr la certificación y certeza de su autoría. Por un "aburrido" y no muy bello busto del escultor Canova se pagó la cantidad de u$s 7 millones. Pensamos que puede ser el Museo Getty quien lo compró, no vemos en Italia un clima de euforia para repatriar la obra.

Christie’s realizó seis subastas y vendió 50 pinturas en buenos precios y también un grabado a la punta seca que es lo más valioso vendido en subastas de impresos de Rembrandt. Es una representación de Cristo presentado a la gente en su calvario final y es la primera de ocho diferentes que realizó el maestro holandés. Había sido vendida hace 27 años en el récord de u$s 922.000 y ahora alcanzó los u$s 3,5 millones, precio enorme para un grabado.

Realizaron un catálogo de 46 páginas con un estudio completa de esta obra. La pintura más pujada de la noche del jueves pasado fue una obra que durante siglos se atribuyó a Quentin Metsys, pero que estudios recientes la adjudican a Gerard David (1460-1523), de quien sólo 11 obras han sido vendidas en subastas del autor y esta fue pagada un millón de dólares hace 15 años. Ahora, de vuelta bajo el martillo y alcanzó los u$s 6,4 millones. Se trata de una pequeña pintura sobre roble (41x33 cm) que representa la Sagrada Familia y tiene su origen en la bella ciudad de Brujas.

Un lindísimo paisaje fluvial de Salomon Van Ruysdale duplicó su precio estimado. Terminó vendiéndose en u$s 2,5 millones, los museos de Holanda son muy activos cuando aparecen estas obras de sus grandes artistas.

Un retrato de Ludovico Carracci que se había vendido hace 13 años en buenos u$s 1,8 millones y que representa a un guerrero italiano con linda armadura alcanzó esta vez los u$s 6,7 millones.

Pese a ser muy bella y típica, una pintura del Gran Canal de Venecia que era atribuida a Canaletto, ha cambiado de atribución y fue vendida como Bernardo Bellotto (1721-1780), un pintor veneciano que terminó sus días en Polonia. Hace 12 años se vendió en u$s 1,7 millones y ahora cambió de manos en u$s 2,8 millones.

Desde la venta de la obra de Da Vinci el año pasado, se nota un mayor interés por la pintura antigua que es catalogada como Old Masters. Siempre Londres ha sido el centro de ventas más importante de este segmento y los anticuarios de Mayfair tienen maravillas que si no fuera por los problemas de dudas en las atribuciones, se cotizarían aún más.

Durante este mes se realizan algunas pocas subastas más y luego se entra en vacaciones en el mercado del hemisferio norte. Tendremos ahora también los resultados del año que creemos mostrarán un aumento de precios y volumen de gran importancia.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar