Aborto: se prevé ahorro de $ 1500 millones

El ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, reveló ayer los costos que asume el sistema de salud para afrontar las consecuencias de abortos clandestinos y aseguró ante un plenario de comisiones del Senado que legalizar esa práctica le ahorraría al sector unos $ 1500 millones anuales. "Tiene que ver con la reducción de internaciones. Es el costo más alto. Y es el costo que hoy está enfrentado el sistema de salud, sólo que no lo sabe", sostuvo.

Su exposición era una de las más esperadas. El ministro la centró en estadísticas oficiales de su cartera. "No vine a expresar mi opinión personal. Vine a traer los datos. Uno puede sentirse más o menos cómodo con ellos, pero son esos", se atajó antes de arrancar, después de que la antesala de su ponencia estuviera cruzada por el pedido de los senadores Cristina Fiore (Salta) y Guillermo Snopek (Jujuy) para que no exponga por considerarlo "una intromisión del Poder Ejecutivo".

Rubinstein detalló que los costos de las complicaciones de los abortos clandestinos rondan hoy los $ 11.500 y que, si se legalizara la práctica, le costaría al sistema $ 1914 por vez. A partir de esos números, y estimando unos 354.000 abortos por año, el ministro detalló que el costo actual asciende a los $ 2057 millones en gastos privados, $ 968 para el sector público y $ 1054 para seguridad social y prepagas.

En cambio, detalló, si se aprobara la legalización, desaparecerían los costos privados y los del sector público descenderían a $ 240 millones anuales y los de la seguridad social y las prepagas a $ 439 millones, pues el sistema proveería la práctica en forma segura y muchas veces ambulatoria.