Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Ya rigen los aumentos para la luz y el Gobierno prepara subas en las tarifas de gas

Los nuevos cuadros tarifarios si bien son más acordes con el costo real de la electricidad, tendrán un inevitable impacto en el bolsillo de la clase media

Aranguren ministro de Energía e impulsor de la quita de subsidios

Aranguren ministro de Energía e impulsor de la quita de subsidios

El día esperado para el mercado y las distribuidoras llegó: finalmente aumentaron las tarifas de luz y el Gobierno pudo sincerar valores más acordes a la realidad. Sin embargo, las subas tendrán un impacto innegable en los bolsillos de millones de familias, porque la quita de subsidios no sólo rige para los sectores más pudientes.

En concreto el Gobierno dio a conocer ayer los cuadros tarifarios que incluyen los incrementos que comenzarán a aplicar las distribuidoras Edenor y Edesur en las facturas de luz, tras habérsele retirado los subsidios.

A través de la Resolución 1/2016 del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), que se publicó en el Boletín Oficial, se establecieron los cuadros tarifarios de cada empresa para los usuarios domiciliarios, incluyendo desagregados con los valores que pagarán aquellos que obtengan descuentos por reducción de consumo y también para los beneficiarios de la tarifa social.

En lo que hace a los usuarios residenciales, las tarifas se dividieron en siete segmentos de acuerdo con el consumo, compuesta por un cargo fijo. Además, cada uno de ellos tendrá un cargo variable que se estipula de acuerdo con el consumo individual por bimestre, medido en megavatios hora.

Así, los que consuman entre hasta 300 megavatios por hora estarán incluidos en la categoría R1; los que consuman de 301 a 650 en R2; de 651 a 800 en R3; de 801 a 900 en R4; de 901 a mil en R5; de 1001 a 1.200 en R6, y los que consuman más de 1200 megavatios hora por bimestre en R7.

Las tarifas promocionales, o con descuento, serán para quienes consuman menos de 10 kilovatios por bimestre y tendrán dos categorías, las que ahorren respecto del mismo mes de año pasado entre 10% y 20% y las que reduzcan su consumo por encima de ese porcentaje, dijo la agencia DyN.

También habrá una ‘Tarifa Social’ que dejará exentos de pago más un extra derivado del costo de generación a quienes consuman menos de 150 megavatios hora por bimestre y que reúnan los requisitos establecidos por el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, es decir jubilados y pensionados con menos de dos ingresos mínimos, asalariados que ganen menos de dos salarios mínimos, quienes cobran planes sociales, desempleados y discapacitados, entre otros.

Para quienes no tengan este tratamiento que involucra a unos 900.000 usuarios según el Gobierno y aún pertenezcan a la Categoría 1 debido a su bajo consumo, en el caso de los clientes de Edenor van a pagar un cargo fijo de $14,43 por acceder al uso de hasta 300 kilowats por bimestre, más un cargo variable de $0,556 por cada kilowat efectivamente consumido.

En tanto, para los clientes de la distribuidora Edesur los valores son levemente diferentes: $15,94 por el cargo fijo y de $0,577 por el variable.

Además, el ENRE instruyó a Edenor y Edesur "a facturar con una periodicidad mensual a los usuarios de Tarifa Nº 1 - Pequeñas Demandas, el importe que resulte de la medición bimestral de sus consumos, fraccionando al efecto en dos períodos similares a dicho lapso bimestral".

El otro tarifazo

Pero una vez consumado el aumento para las tarifas de electricidad, ahora el Gobierno pondrá el foco recortar los subsidios que otorga a las tarifas de gas para consumo doméstico como parte de su intento por equilibrar el presupuesto.

Las tarifas del gas no están tan desactualizadas como las de la energía eléctrica, que se mantuvieron prácticamente congeladas por más de una década con el fin de evitar presiones inflacionarias.

"Estamos haciendo un análisis similar al que hicimos en el sector eléctrico", dijo el ministro de Energía, Juan José Aranguren, en declaraciones radiales. Se están estudiando "los pasos procesales desde el punto de vista legal".

"En el caso del gas, el atraso es menor del que teníamos en el sector eléctrico porque la mis ma administración anterior empezó a reconocer en el mercado en los últimos dos años un precio diferencial para el gas adicional de 7,5 dólares el millón de BTU", explicó.