Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

YPF reclama que futuros contratos sean confidenciales

Tal como había anticipado el martes, YPF entregó ayer a la justicia la "copia íntegra del Acuerdo de Inversión de Proyecto" que firmó en julio de 2013 con la empresa estadounidense Chevron, uno de los 26 documentos acordados para llevar adelante de manera conjunta la explotación en el yacimiento de Vaca Muerta, según comunicó la compañía al mercado.
La presentación de la petrolera se hizo ante la Sala I de la Cámara Contencioso Administrativo Federal y se comunicó oficialmente a través de un hecho relevante enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. La empresa sostuvo que "acompañó al expediente judicial copia íntegra del PIA (sigla en inglés de Acuerdo de Inversión de Proyecto), en cumplimiento de lo dispuesto por la Sala I de la Cámara Contencioso Administrativo Federal". Hasta el momento, YPF sólo había presentado un extracto, al que tuvo acceso el ex senador Rubén Giustiniani, impulsor en 2013 de la denuncia para que se difundieran las cláusulas secretas. Pero esta semana, la Justicia solicitó que se cumpla con la totalidad del fallo de la Corte Suprema de noviembre de 2015.
YPF hizo especial hincapié en remarcar que "la entrega del acuerdo no implica una renuncia de la compañía a defender sus derechos ante cualquier otro requerimiento de información o documentación confidencial en el futuro". Y anticiparon que van a seguir peleando por los derechos de confidencialidad que, entiende, le corresponden por ser una sociedad anónima, más allá de la expropiación del 51% ordenada por el kirchnerismo en 2012.
En la petrolera creen que de prosperar fallos como el de Chevron, la llegada de inversores extranjeros para proyectos como Vaca Muerta podría verse comprometida, ya que ninguna empresa querrá revelar la letra chica de su apuesta económica. Y argumentan que a YPF se le debería aplicar las mismas reglas de juego que a otras petroleras, que no se ven obligadas a hacer públicos sus contratos.