Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Vuelven a imprimir resúmenes bancarios y facturas de servicios

Una normativa promulgada esta semana da marcha atrás con la obligación para bancos y empresas de servicios de enviar sus resúmenes y facturas en forma electrónica. Se trata de la Ley 27250, que establece que los documentos deberán llegar al consumidor en soporte físico y digital, y los usuarios que no deseen recibir papel, tienen que pedirlo expresamente.
La nueva disposición, que corrige al artículo 4 de la Ley de Defensa del Consumidor, fue recibida con beneplácito por los industriales gráficos. En palabras de Juan Carlos Sacco, presidente de la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines (Faiga), "la normativa anterior que impulsaba la digitalización, afectaba fuertemente nuestra actividad y corrían riesgo 20.000 empleos en el sector", destacó. Tomando toda la cadena de valor, la generación de comprobantes impresos involucra además 31.000 puestos de trabajo en las empresas de Correo (tanto la pública como las privadas), y 2000 empleos en la industria del papel.
En lo que va del año, la actividad gráfica -que comprende desde impresiones de libros, diarios y revistas, hasta el etiquetado de todo tipo de productos- "cayó un 30%, debido principalmente a la baja en el consumo, y en menor medida a la entrada de importaciones", admitió Sacco. En cuanto a la facturación electrónica (obligatoria a partir de hoy para las empresas que hayan facturado entre 50 mil y 2 millones de pesos en 2015), "incide, pero no es tan importante en nuestro negocio", comentó Sacco. La industria gráfica es el cuarto sector manufacturero de la Argentina, y contribuye con un 6,5% del PBI industrial. Está compuesto en un 95% por pymes de hasta 10 trabajadores.