Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Volvió el superávit pero se compran menos insumos y se exportan más granos

La recesión redujo las importaciones de bienes intermedios y de capital. Pero el bajo precio del petróleo permitió compensar los menores precios de los cereales

El déficit comercial con Brasil ya acumula siete meses rojo por u$s 2721 millones

El déficit comercial con Brasil ya acumula siete meses rojo por u$s 2721 millones

La recesión de la actividad interna, que redujo la cantidad de importaciones por primera vez en el año, y la disminución de los precios del petróleo, que impactan en el déficit energético, por encima de los precios de los productos de exportación habilitaron un resultado comercial positivo el mes pasado, de u$s 270 millones.

Pese a que en julio el comercio exterior argentino se redujo un 14%, por una caída del 10,9% de las exportaciones (por una caída del 8,8% en las cantidades y 2,3% en los precios) y del 17,3% de las importaciones (porque cayeron 11,8% los precios y 6,3% las cantidades), según el informe de Intercambio Comercial Argentino que difundió el Indec ayer, el resultado mejora el déficit registrado en el mismo mes del año pasado (u$s 102 millones).

El retroceso de las cantidades importadas por primera vez en el año (-6,3%) reflejó la menor demanda interna por la recesión económica. Así el menor valor de las importaciones por u$s 980 millones el mes pasado respecto del año anterior, a u$s 4690 millones, se debió a un descenso del 28,9% en la compra de piezas de capital y 10% en bienes de capital (en línea con la caída de los niveles de inversión), 23,4% en bienes intermedios (acorde con la menor actividad industrial) y del 15,4% en combustibles y lubricantes (por el menor precio del petróleo).

Si bien las importaciones cayeron 7,7% interanual en los primeros siete meses del año, el ingreso de bienes de consumo se alzó 8,3% y los vehículos de automotores de pasajeros, 30,1%.
En tanto, las ventas externas cayeron u$s 608 millones el mes pasado, a u$s 4960 millones, debido a que las mayores exportaciones de productos primarios por 9,1% fueron compensadas por la caída del 20,3% de exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (las cantidades no pudieron compensar los aumentos de precios), del 11,9% de las manufacturas de origen industrial y del 32,4% de las de combustibles y energía. En términos desestacionalizados las exportaciones de julio disminuyeron 1,3% respecto a junio de 2016.

De enero a julio, las exportaciones cayeron 3,9% y profundizaron su tendencia la primarización: productos primarios aumentaron 9,6% versus una caída del 15,3% de los productos industriales.

Menores precios

En el acumulado del año, la balanza comercial también es positiva, en u$s 754 millones (frente al déficit de u$s 585 millones del año pasado), a pesar de que se destaca el crecimiento en la importación de automóviles y de bienes de consumo, debido a la mejora en los términos de intercambio.

Según el Indec, el saldo comercial hubiese sido deficitario por u$s 1039 millones si se hubiesen registrado los mismos precios que durante los primeros siete meses de 2015, por lo que el país tuvo una ganancia en los términos del intercambio de 1910 millones de dólares.
Un informe de la consultora Abeceb explicó que "el ’ahorro’ en importaciones por la caída en el precio del crudo más que compensa la caída en las exportaciones por los menores precios de la soja y los principales cereales".

Según coincidió el economista Agustín Bruno, de la consultora LCG, "los términos de intercambio están beneficiando la balanza por la caída del precio del petróleo en las importaciones de energía y por la caída en el precio de todas las importaciones, porque están relacionadas. El déficit energético es enorme, por eso los precios ayudan muchísimo".

Durante julio, los principales socios comerciales fueron Brasil, China y Estados Unidos.
El déficit comercial con Brasil, de u$s 300 millones el mes pasado, ya acumula siete meses rojo por u$s 2721 millones (+84%). Las exportaciones hacia el vecino en recesión, que llevan 32 meses de caída, alcanzaron u$s 736 millones (-16,8% interanual), arrastradas por las menores ventas de manufacturas industriales (-32,7%). En tanto, las importaciones ascendieron a u$s 1036 millones (-13%).