Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Voces burlonas en la TV y neblina en el cuarto: lo más insólito de la declaración de López

Voces burlonas en la TV y neblina en el cuarto: lo más insólito de la declaración de López

El exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, amplió su declaración indagatoria ante el juez Daniel Rafecas, donde aseguró que los casi 9 millones de dólares que intentaba esconder en el monasterio de General Rodríguez cuando fue detenido era dinero que “provenía de la política”. Pero además, aseguró que los días previos a su detención oía voces, se sentía perseguido y veía manchas de sangre en el jardín de su casa.

Un repaso por las frases más insólitas de las tres horas de declaración que difundió el Centro de Información Judicial.

“En primer lugar quería decir que estaba muy ansioso para estar frente a V.S. en este momento. No como la primera vez, en la que estaba fuera de mí, no estaba en mi sano juicio, porque ninguna persona en su sano juicio elegiría como defensora a la que dicen que yo elegí porque en realidad es ese momento no estaba en condiciones de valerme por mis propios actos”.

“(…) a mediados del mes de mayo, cuando en Montevideo, Uruguay, en la sesión de Parlamentarios del Mercosur, un parlamentario me dijo 'a vos, a mí, a Rossi, y a otros Parlamentarios más, los están investigando', eso me lo dijeron fuentes allegadas al gobierno, del servicio de inteligencia”.

"Luego me apareció el mensaje: 'Este es el día. Con google no vas a poder'. Me quedé más preocupado de lo que ya estaba".

“(…) y cuando empiezo a escribir, desde el celular, y para mi sorpresa empezaron a intercalarse las palabras, a ponerse al revés, a ponerse las palabras en inglés, una serie de incoherencias, que apenas me permitieron hilvanar dos o tres frases y nada más”.

“A la noche, cuando llegué a la casa, encendí el televisor, y escuchaba 'voces burlonas', incoherencias, cosas sin sentido, la TV estaba en un canal”.

“Recuerdo en ese instante, que estaba con la carabina en la mano, escucho una voz masculina que le decía 'te va a pasar lo mismo que al Lauchón'. Yo solté la carabina, y le dije: 'No soy Nisman, no me voy a suicidar'”.

“Subí al dormitorio de planta alta y vi como humo o gas o neblina dentro del dormitorio, una 'cosa borrosa', me asusté, pensé que me querían dormir, esa fue la sensación que tuve en ese momento; bajé al patio, y vi al lado mío manchas de sangre en el césped, dos o tres manchones ovalados como de sangre, de color negro tirando a bordó, en mi imaginación era como si fuesen manchas de sangre”.

“Me puse muy nervioso, entré de nuevo a la casa, seguía escuchando voces, música, cosas incoherentes. Me daba la sensación de que siempre había alguien atrás mío, y que cuando me daba vuelta se corría para otro lado”.

“La sensación que tuve en ese momento, he tratado de recordar, la sensación era como de ir en un sueño, en una nube, como que no era yo. Cuando salí de mi casa no tenía un rumbo ni destino fijo”.

“Toqué el timbre varias veces, con el auto en marcha, las luces encendidas y las ventanas bajas, sigo tocando el portero, no atendía nadie, de repente agarro los bolsos y los arrojé al otro lado del portón”.

“Lo que voy a decir por ahora con respecto a ese dinero, es que ese dinero no me pertenecía, ese dinero pertenecía a la política”.