Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Violencia en el fútbol: impulsan penas más altas a barras, dirigentes y "trapitos"

Un proyecto de ley establece nuevas penas para delitos cometidos antes, durante y después de los partidos. Además, establece penas económicas para autoridades de clubes que sean cómplices de las hinchadas.

Violencia en el fútbol: impulsan penas más altas a barras, dirigentes y

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, presentó hoy en el Senado un proyecto de ley que crea un nuevo régimen penal para los delitos vinculados con el fútbol y anuncio que la idea del Gobierno es que “el derecho de admisión” que se aplica a las barras bravas “no lo tengan los clubes sino el Estado”.

En una reunión plenaria de las comisiones de Justicia y Asuntos  Penales, de Seguridad y de Deportes, Bullrich presentó la iniciativa del Poder Ejecutivo que establece nuevas penas para delitos “vinculados a la realización de un espectáculo futbolístico” y cometidos “antes, durante o después” de los mismos.

La iniciativa apunta principalmente a las barrabravas, los posibles vínculos de esos grupos con los dirigentes de los clubes y quienes ofrecen “servicios de cuidacoches”, popularmente  conocidos como “trapitos”.

Respecto de las barras bravas, la ministra destacó como uno de los puntos principales del proyecto que el derecho de admisión “no lo tengan más los clubes, sino el Estado” para evitar que se use  como un “mecanismo de apriete o negociación”, tras señalar que las listas de excluidos que manejan las instituciones son “cada vez más cortas”.

“Los dirigentes nos dicen que tienen que crear espacios de negociación porque si no les destruyen todo, les rompen los clubes. Entonces, el derecho de admisión no lo tienen más los clubes, sino el Estado”, resaltó Bullrich durante la reunión de las comisiones.

La responsable de la cartera de Seguridad aseguró que el objetivo principal del proyecto es “terminar específicamente con lo que son las barras bravas” y avanzar con la “persecución penal  del delito que cometen” esos grupos.

El proyecto dispone que se incrementen “en un tercio las penas mínimas y máximas” para algunos de algunos delitos ya contemplados en el Código Penal como el homicidio, las lesiones y amenazas, cuando estén vinculados al fútbol.

También se refiere a las barras bravas cuando establece una pena de prisión “de dos a ocho años” para quien integre “una asociación o grupo de tres o más personas que esté destinado a cometer con habitualidad cualquiera de los delitos previstos” en la nueva ley.

Uno de los puntos de debate con los senadores es las sanciones económicas que el proyecto propone para las entidades futbolísticas cuyo “director, administrador, dirigente, miembro de  comisiones directivas o subcomisiones” cometa alguno de los delitos previstos, como la entrega de entradas a las barras bravas o la permisión de pirotecnia o armas.

El proyecto también establece que quien ofrezca “servicio de cuidacoches en ocasión” de un partido de fútbol tendrá una pena de prisión “de uno a seis meses”, lo cual fue cuestionado por la puntana Liliana Negre de Alonso (Interbloque Federal).

Por último, Bullrich también resaltó que los acusados de integrar una barrabrava no podrán acceder a la suspensión del juicio a prueba, conocida también como “probation”.