Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Vidal salió a responderle a Espinoza y el peronismo se desentendió de la amenaza

"Si quiso hacer una amenaza, no tuvo ninguna efectividad", intentó minimizar la gobernadora. Hubo solapadas quejas dentro del peronismo por el exabrupto

Vidal recordó sus reuniones con intendentes, el 25 con Juan Zabaleta

Vidal recordó sus reuniones con intendentes, el 25 con Juan Zabaleta

El fantasma del 2001 volvió a recorrer la provincia de Buenos Aires con el eco de la advertencia "si explota el Conurbano, salta (Mauricio) Macri" del matancero Fernando Espinoza. "Si quiso hacer una amenaza, no tuvo ninguna efectividad. Estoy convencida del camino que tomamos", le retrucó ayer María Eugenia Vidal, incluida también en el sombrío pronóstico del jefe del PJ provincial. "Y a la gobernadora le va a costar", había agregado en una reunión de intendentes del peronismo K en Bolívar.

"Hay despidos, hambre, están haciendo bolsa todo lo que logramos. Tenemos que generar que el pueblo esté en la calle, así como venían a rompernos las pelotas a nosotros con los cacerolazos", había promovido Espinoza, como contó ayer este diario, una especie de 8N (con fecha a definir) contra la administración Cambiemos.

Vidal también le replicó a eso. "La Argentina donde los dirigentes le dicen a la gente lo que tiene que hacer se terminó", sentenció en Canal 13. Hasta esa entrevista, desde el oficialismo sólo le habían salido al cruce al ex intendente desde Pilar. "Creen que la democracia solo es democracia cuando ganan ellos", le había recriminado el su jefe comunal, Nicolás Ducoté, en radio La Red. "Cambiemos con Mauricio y María Eugenia a la cabeza esta sumamente fuerte, en un lugar que evidentemente preocupa al PJ", añadió.

Más allá del malestar que la frase generó en La Plata, el resto del oficialismo prefirió ningunearlo. Lo mismo los compañeros de Espinoza. El único que lo había avalado fue su par de Berazategui, Juan Patricio Mussi. "Puede haber un estallido en el Conurbano", también auguró en aquella cumbre, que en rigor su objetivo era diagramar una estrategia para evitar que le arrebaten la conducción de la Federación Argentina de Municipios (FAM) a manos del peronista Julio Pereyra (Florencio Varela).

El resto de los intendentes del FpV-PJ se llamó a silencio. Sin distinción, entre los históricos, que recelan de Espinoza y por lo bajo lo tomaron como una "provocación innecesaria", y los de "la nueva ola PJ", de trato ameno con el vidalismo. La propia gobernadora, en su defensa, los nombró para escudarse. "Esa actitud (la del matancero) no es la que recibo de los intendentes. Con muchos de ellos me reuní y me reúno, y mis funcionarios tienen contacto, con Mariano Cascallares de Almirante Brown; con Martín Insaurralde de Lomas de Zamora; la semana pasada yo estuve con Gustavo Menéndez de Merlo, donde estuve hoy, con Juan Zabaleta de Hurlingham".
Espinoza ni siquiera logró el respaldo de su sucesora, Verónica Magario, quien, si bien crítica de Vidal, busca mantener una relación aceptable.

Hasta el eterno Mario Ishii (José C.Paz), jubilado cazador de traidores, le pidió a Espinoza que bajara un cambio. Tampoco lo avaló el ex presidente Eduardo Duhalde, experto en 2001: "No veo que pueda haber un estallido. El Gobierno tiene dificultades pero tiene que garantizarle la gente su derecho elemental, que es la alimentación", reclamó ante este diario el ex presidente, que en aquella época, supo advertir a Fernando De la Rúa "que llegue a 2003 depende de su actitud", meses antes la caída.

Menos vehemente, Espinoza también le respondió a Vidal, sin arrepentirse de sus palabras. "Lo que dije suena fuerte, pero más fuerte es la realidad. Más vale que no queremos llegar a diciembre de 2001", se explayó en una gacetilla. Y denunció que e "en muchos lugares del Conurbano hay gente que ya está pidiendo comida".