Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Vidal prepara el 2017 y mueve a las principales figuras del gabinete

La gobernadora vuelve a armar la jefatura de Gabinete para Federico Salvai. Un ex massista, Joaquín de la Torre, se queda con Gobierno y el diálogo con los intendentes

Joaquín de la Torre es un funcionario récord. En 80 días pasó por tres cargos públicos: con licencia como intendente de San Miguel asumió el 22 de agosto en el gabinete de María Eugenia Vidal como ministro de Producción, luego de la división de la única cartera que comandaba un radical; y ayer, en un nuevo reacomodamiento del equipo de la gobernadora bonaerense, se anunció que será el titular de Gobierno.


De esta manera, el ex massista reemplazará a Federico Salvai, el hombre con más peso específico del vidalismo, que lejos de resultar degradado será ascendido en la reaparecida Jefatura de Gabinete, anulada en el esquema original ministerial de la mandataria. Ambas movidas, confiaban ayer en La Plata, forman parte del tablero de ajedrez electoral de Cambiemos para las futuras legislativas. Por un lado, De la Torre tendrá más a su cargo la responsabilidad del diálogo con sus pares intendentes. Mientras que Salvai, ideólogo del armado político del PRO provincial, blanqueará su impronta en la gestión vidalista.


Recalculando para 2017, anoche Vidal cenó con el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, su archinémesis macrista en el territorio bonaerense. La entronización de la gobernadora había exiliado al peronista fuera de la provincia. Nuevas necesidades (electorales) comenzaron a descongelar la gélida relación: en el reciente recambio de autoridades del PRO, algunos cargos fueron al monzonismo. Pero su referente, el propio Monzó, ni siquiera participó del cónclave que coronó presidenta a Vidal. Anoche se especulaba que la gobernadora podría ofrecerle, para sellar la paz, el ministerio que deja De la Torre para que nombre un delegado.
Este recambio ministerial, el segundo en 11 meses luego del motivado por la salida de Carlos Alberto Mahiques (Justicia) y su reemplazo por Gustavo Ferrari, responde a la crónica de una renuncia anunciada. Por "motivos familiares", el ministro de Insfraestructura, Edgardo Cenzón, ya había revelado semanas atrás que dejaría el cargo a fin de año. Vidal decidió ayer que ocupará la silla vacía Roberto Gigante, actual ministro de Coordinación y Gestión Pública. Ambos son "mauricistas", surgidos del gabinete de Macri en el gobierno porteño.


Nadie reemplazará a Gigante: en el nuevo organigrama que deberá ser refrendado por la Legislatura bonaerense, su actual ministerio desaparecerá. Los senadores bonaerenses tendrán por delante, además, otra tarea. Jaqueada por el vidalismo, la cuestionada Procuradora general bonaerense, María del Carmen Falbo, les anunció ayer a los fiscales generales que dejará el cargo "antes de fin de año". Hoy lo hará ante los defensores. Su pronta despedida del cargo que ostenta desde 2004 ya se conocía desde que, a mediados de agosto, inició su trámite jubilatorio. Ahora resta que envíe una carta oficializando su renuncia a la Corte provincial, que será la encargada de avisarle al Ejecutivo para que nombre su candidato a reemplazarla. Luego de un periodo de impugnación, el postulante deberá ser validado por la Legislatura.


Desde que se especula con la salida de Falbo, en la gobernación agitan el nombre de Julio Conte Grand, que antes de asumir como secretario de Legal y Técnica de Vidal fue Procurador General porteño con Macri.