Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Vidal: “Es un disparate que no haya nadie detenido” por ataque a pedradas

La gobernadora bonaerense denunció "los hechos fueron absolutamente organizados" y sostuvo que existe “cierta impunidad instalada”.

Vidal: “Es un disparate que no haya nadie detenido” por ataque a pedradas

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, calificó hoy como “un disparate” que “no haya nadie detenido” por el ataque a pedradas contra el automóvil en el que se desplazaba junto el presidente Mauricio Macri en Mar del Plata durante un acto que encabezaban juntos.

Vidal recordó que “ya pasaron varias semanas” de ocurrido el hecho y advirtió que “hay un tema de cierta impunidad instalada”, a la vez que alertó que, “según el juez que intervino, la fiscalía no actuó bien en el caso” y “no quiere avanzar”.

Insistió con que “los hechos de Mar del Plata fueron absolutamente organizados”, al sumar en su análisis del ataque con piedras a la “manifestación” contra el presidente y ella, sobre la que reiteró que “no fue espontánea”.

Fue tenso (el momento de las pedradas). Lo viví con preocupación. Todavía falta que quede alguien detenido porque ya pasaron varias semanas. Es un disparate que no haya nadie detenido”, dijo Vidal a Radio Mitre y agregó que “hay un tema de cierta impunidad instalada”, sin añadir mayores detalles sobre el asunto.

Durante un acto encabezado por Macri y la gobernadora bonaerense en Mar del Plata a mediados de agosto último, en el que anunciaron obras de hábitat por más de $ 60 millones para varios barrios de la ciudad balnearia, se registraron incidentes con un grupo de manifestantes que protestaba.

Esas personas, luego de sendos discursos del jefe de Estado y la mandataria provincial, comenzaron a insultar y hasta volaron piedras que estaban en una calle de tierra contra el automóvil en el que se desplazaba el presidente.

Los atacantes, de inmediato, fueron individualizados y hubo forcejeos con la Policía, que demoró a algunos de los agresores, quienes fueron dejados en libertad poco después.