Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Vaticinan un junio tranquilo para el agro

Este mes no se generarán nuevos problemas de cosecha, se sembrarán los trigos tardíos y recién hacia septiembre, cuando se inicie la campaña gruesa, llegaría el fenómeno climático “La Niña”, que se caracteriza por condiciones calurosas y secas.
Así lo vaticinó un trabajo de la Guía Estratégica del Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). El reporte, además, enfatizó que los suelos de gran parte de la región pampeana están “con las napas hasta el cuello”, por el verano y otoño lluvioso que dejó el paso del fenómeno “El Niño”.
El factor clima fue determinante en la campaña 2015/16, a punto de terminar con la cosecha de soja, maíz y sorgo, tras los retrasos que originó el prolongado temporal de abril.
El climatólogo José Luis Aiello consideró que tras lo vivido, “en lo que resta de junio no se generarán nuevos problemas de cosecha” y consideró que este mes y julio tendrán lluvias en rangos normales, lo que permitirá que las labores de siembra de trigo y cebada se desarrollen sin sobresaltos. “En los lotes donde pueda sembrarse, los perfiles de humedad son excelentes. Donde no se pueda, se irá a siembras tardías y su concreción será dependiente de los mecanismos físicos que puedan mejorar el piso”, añadió.
En tanto, sobre la campaña gruesa 2016/17, principalmente soja y maíz, que comenzará a sembrarse hacia la primavera, el experto planteó que “se viene la Niña, que se instalaría hacia septiembre, y estaríamos transitando toda la campaña bajo el peor escenario”.
“Esto creo es lo que hay que seguir hoy con mucha atención. Se pueden dar interesantes impactos negativos para la producción de la próxima gruesa, pero como dije hay que seguir esto bien de cerca‘, manifestó el director de GEA.