Vandenbroele declaró y complicó a Insfrán

Fue sorpresivo porque se lo esperaba recién mañana. De anteojos negros y en medio de un importante operativo de seguridad en Comodoro Py, el empresario Alejandro Vandenbroele declaró ayer durante casi diez horas bajo la figura de "arrepentido" ante el fiscal Jorge Di Lello en el marco de la causa Ciccone y otras en las que está implicado el ex vicepresidente detenido Amado Boudou. Su supuesto testaferro firmó un "acta de confidencialidad". Así lo confirmaron a NA fuentes judiciales, las que precisaron que el acta con su declaración deberá ser homologada por el juez federal Ariel Lijo, quien determinará si ingresa definitivamente al programa de protección de testigos e imputados colaboradores.

"Es verosímil su relato sobre su rol y su participación en los hechos. Hablo de Boudou, de su amigo José María Núñez Carmona y del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán", señalaron las fuentes consultadas, en medio del máximo hermetismo que rodeó su declaración. En de mayo de 2010, The Old Fund, sociedad presidida por Vandenbroele, le facturó al gobierno formoseño $7.823.531, en concepto de "servicio de asesoramiento" para la reestructuración de la deuda provincial.

En su presentación ante Di Lello y dos secretarios, Vandenbroele brindó información sobre las tres causas en las que está involucrado: la de Formosa, un tramo aún no elevado a juicio del caso Ciccone y una tercera por presunto enriquecimiento ilícito. Fueron en total 25 carillas de declaración del ex titular de The Old Fund, empresa que se quedó con la imprenta, quien además aportó documentación, y sus dichos y pruebas buscarán ahora ser corroborados.