Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Uruguay: zonas francas dejarán de ser paraíso para firmas que se radiquen después del 8 de marzo

Uruguay: zonas francas dejarán de ser paraíso para firmas que se radiquen después del 8 de marzo

Empresas argentinas como MercadoLibre.com, Globant y Corporación Navíos (Aguada Park) y Despegar.com y Asofarma (Zonamérica) tiene sus operaciones globales radicadas en zonas francas de Uruguay porque éstas ofrecen un régimen de prácticamente nula tributación. Esas compañías están exentas en el país vecino de todos los impuestos nacionales, incluyendo el impuesto a la renta corporativa (IRAE), el IVA, el impuesto al patrimonio y los impuestos a la importación, entre otros. Sólo tienen que pagar impuestos departamentales que no son significativos y aportes a la seguridad social, pero la ley establece una excepción para el personal extranjero en zonas francas, que puede optar por no adherir al régimen de seguridad social uruguayo y entonces las firmas no aportan.

Además, los accionistas no pagan impuesto a la renta personal (IRPF) cuando reciben dividendos distribuidos por las empresas en zona franca.

Sin embargo, las empresas argentinas que tengan planes de instalarse en el corto plazo tendrán que acelerar los trámites, porque a partir del próximo 8 de marzo, entrará en vigor la Nueva Ley de Zonas Francas, que traerá consigo algunos beneficiosos adicionales para las compañías ya instaladas en ellas. Por ejemplo, podrán prestar servicios a empresas uruguayas, y también desarrollar ciertas actividades en el resto del territorio uruguayo, hasta ahora prohibidas. Pero, a su vez, las nuevas compañías tendrán que afrontar algunos cambios menos ventajosos, indicó Guzmán Ramírez, del Estudio Bergstein de Montevideo.

Estas desventajas obedecen principalmente a exigencias planteadas por la OCDE en el marco de su lucha contra los denominados "regímenes fiscales dañinos", otra denominación para los paraísos fiscales, explicó Ramírez.

La preocupación de la OCDE está centrada en actividades que encierran un mayor riesgo de posibilitar una transferencia artificial de rentas de un país a otro, como los servicios financieros y los servicios logísticos.

Y, efectivamente, los servicios financieros y los logísticos (incluyendo principalmente los centros de distribución regional de mercaderías) representan 50% del total de las exportaciones realizadas desde las zonas francas uruguayas, lo que las puso en la mira de la OCDE.

En consecuencia, Uruguay implementó limitaciones y controles para las empresas que de ahora en más decidan instalarse en alguna de las zonas francas uruguayas, las que no regirán para las que estén instaladas allí antes del 8 de marzo. Ramírez enumeró las siguientes:

- Se exigirá a las nuevas empresas una cantidad mínima de empleados y de activos en Uruguay.

- Estarán obligadas a presentar una declaración jurada ante el Ministerio de Economía y Finanzas uruguayo, a efectos de demostrar cada 2 años que cumplen con los compromisos asumidos en su correspondiente plan de negocios.

- Limitación a la exoneración de regalías. Hasta ahora, las regalías obtenidas por las empresas de zonas francas (por ejemplo, por la licencia de software, patentes, etc.) estaban exoneradas sin ninguna condicionante o limitación. Para las nuevas empresas, esas regalías seguirán estando exoneradas pero con la condición de que el software o la patente sea el resultado de una actividad de investigación y desarrollo efectivamente realizada dentro de la zona franca. En la medida que no cumplan con esa condición, las regalías obtenidas por las nuevas empresas de zonas francas estarán gravadas a la tasa del 25%. Esto es un fuerte nuevo condicionante para desarrolladores de software argentinos que los radicaban en las zonas francas uruguayas para pagar menos impuestos.

- La nueva ley establece plazos máximos para los contratos que conceden a las empresas el derecho a utilizar las instalaciones de las zonas francas. Antes, esos contratos podían tener una duración indeterminada. Ahora, tendrán una duración máxima de 5 años, o salvo que las empresas que vayan a instalarse en una zona franca suscriban su contrato directamente con la entidad encargada de administrar ese espacio liberado, en cuyo caso el contrato podría alcanzar una duración de 15 años.

Pese a los observaciones planteadas por la OCDE, la nueva ley no solamente no suprime las exoneraciones tributarias que benefician a las empresas instaladas en zonas francas, sino que busca potenciar y alentar la instalación de más zonas francas en Uruguay, particularmente fuera del área metropolitana de Montevideo, dijo Ramírez, y agregó que para ello, la Nueva Ley establece dos incentivos principales:

- Las entidades encargadas de administrar las zonas francas instaladas fuera del área de Montevideo podrán beneficiarse de una exoneración general, comprensiva de todos los tributos nacionales, con la excepción del IRAE o impuesto a las ganancias, y los aportes a la seguridad social.

Hasta ahora, dichas entidades no tenían ningún tratamiento tributario especial.

- Podrán crearse zonas francas temáticas, pero solamente fuera del área metropolitana de Montevideo.

¿Qué son las zonas francas temáticas? Son una nueva especie de zonas francas, que podrán estar dedicadas exclusivamente a determinadas actividades: servicios audiovisuales (filmaciones de películas, publicidad, etcétera), o servicios de esparcimiento y entretenimiento (parques de diversiones, no casinos), concluyó Ramírez.