Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Uruguay: la instalación de una nueva papelera generó fricciones con el Gobierno argentino

Guillermo Montenegro, el embajador argentino en la Banda Oriental, alertó sobre la situación y dijo que la consulta es una "cuestión de buena vencidad".

Uruguay: la instalación de una nueva papelera generó fricciones con el Gobierno argentino

La decisión de Uruguay de avanzar en la instalación de otra planta papelera generó hoy nuevos roces bilaterales, luego de que el Gobierno de Mauricio Macri señalara que, por una "cuestión de buena vecindad",  debería existir un mecanismo de consulta previa a la Argentina.

Tras el anuncio del presidente Tabaré Vázquez sobre el avance de las gestiones con la empresa finlandesa UPM para la instalación de una nueva fábrica de pasta de celulosa sobre la cuenca del Río Negro, en el centro del país, el embajador argentino en Uruguay, Guillermo Montenegro, deslizó que Uruguay debería consultar a la Argentina y no actuar en forma unilateral en la aprobación del emprendimiento.

"Las consultas tienen que ver más con una cuestión de buena vecindad que por otras cuestiones. No debe haber ningún problema  en que haya una consulta y que se lleve adelante entendimiento que sería para bueno para Uruguay. No veo una problemática en eso", manifestó Montenegro en declaraciones a Radio Montecarlo de Uruguay.

Pese al pedido de consulta a las autoridades uruguayas, Montenegro aclaró que "en ningún momento la Argentina va a tener una posición que tenga que ver con tratar de generar una problemática extra" al país vecino, "sino todo lo contrario".

"Esto Uruguay lo tiene absolutamente claro, con lo cual tener la posibilidad de tener un diálogo permanente, hasta en cosas que se hacen en un país pero que pueden afectar al otro, habla de la buena relación que tenemos que tener como vecinos",  subrayó el embajador mientras participaba en Montevideo del acto que conmemoró los 186 años de la Jura de la Constitución de 1830, que se llevó a cabo en el Palacio Legislativo uruguayo.

En tanto, el Municipio de Gualeguaychú, fronterizo con  Uruguay, sumó este lunes su rechazo ante la posibilidad de que se asiente en ese país una nueva planta de pasta de celulosa como la que desde 2007 opera en Fray Bentos, frente a la  localidad argentina, y que generó un largo conflicto bilateral y el corte ininterrumpido del puente internacional General San Martín durante tres años y siete meses.

La nueva planta de la firma forestal finlandesa UPM se emplazaría en el centro del país uruguayo, en las cercanías de la cuenca del Río Negro, y según informó Vázquez representaría una inversión por 5.000 millones de dólares, algo que "no tiene antecedentes en la historia económica del país".

"Ante el anuncio realizado por el Presidente del hermano país de Uruguay sobre la construcción de una nueva planta productora de pasta de celulosa, con mayor capacidad de producción que UPM (exBotnia), el gobierno municipal de Gualeguaychú manifiesta su rechazo ante esta posibilidad", manifestó el comunicado de la  Intendencia de Esteban Piaggio (FPV).

Según advirtió, la nueva planta afectaría "de manera directa el ambiente y la salud" de los vecinos de Gualeguaychú ya que el  Río Negro desemboca en el Río Uruguay, por lo que exhortó al Gobierno de Mauricio Macri a que instrumente "las acciones necesarias" a través de la Cancillería para "repudiar esta decisión del Gobierno uruguayo" y "evitar la instalación".

Por su parte, la ministra de Industria, Energía y Minería de  Uruguay, Carolina Cosse, salió al cruce de las críticas y enfatizó que el proyecto para la construcción de una tercera papelera en Uruguay "no tiene nada que ver con la Argentina".

"Esto no tiene nada que ver con la Argentina. Esta es una planta en Uruguay. No dejo de sorprenderme. La verdad es que no tiene nada que ver con esto", indicó, al tiempo que garantizó que Uruguay va a implementar "todos los controles y protocolos"  para proteger el medio ambiente.

El cortocircuito se produce luego de los gobiernos de  Argentina y Uruguay buscaran dar vuelta la página al duro  conflicto bilateral, que tuvo su peor momento durante la primera  Presidencia de Vázquez y de Néstor Kirchner.

El enfrentamiento fue escalando hasta que en 2010 llegó a la  Corte de La Haya por la denuncia de la Argentina sobre la  presunta violación del Tratado del Río Uruguay: el máximo tribunal de la ONU finalmente determinó que la planta (exBotnia)  podía continuar funcionando pero recomendó un seguimiento bilateral del impacto ambiental.

Durante la Presidencia de José Mujica, el Gobierno de Uruguay  habilitó un aumento de la producción de celulosa de UPM-Botnia, lo que generó malestar en la entonces mandataria argentina Cristina Kirchner, quien amenazó con volver a recurrir a La  Haya, lo que finalmente no sucedió.

FUENTE: Agencias Buenos Aires