Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Unos 600 efectivos buscan a los prófugos en Santa Fe, tras un tiroteo con gendarmes

Al cierre de esta edición, se buscaba a los autores del triple crimen con helicópteros y francotiradores en unos 150 kilómetros alrededor de San Carlos. Creen que están a pie

La camioneta robada estaba en un galpón abandonado en San Carlos Sur

La camioneta robada estaba en un galpón abandonado en San Carlos Sur

La búsqueda de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez se concentró ayer y durante toda la noche en la provincia de Santa Fe, donde se montó un fuerte operativo con unos 600 efectivos de distintas fuerzas de seguridad, luego de que los prófugos del penal de General Alvear se tirotearan con gendarmes en la zona de la localidad de San Carlos Sur y dejaran dos heridos. Al cierre de esta edición, se realizaba un operativo cerrojo en unos 150 kilómetros de caminos rurales, entre las localidades de Matilde y San Agustín, departamento Las Colonias, a 30 kilómetros al oeste de la capital provincial, para dar con el paradero de los prófugos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci.

En el patrullaje participan efectivos de Gendarmería, Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria y agentes de la Policía de Santa Fe, con el apoyo de helicópteros y francotiradores. El raid empezó por la mañana. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, debió interrumpir el acto de asunción de las nuevas autoridades de Gendarmería y, ante la noticia de la presencia de los prófugos en Santa Fe, se trasladó a la zona y armó un improvisado comité para diagramar las tareas de rastreo y búsqueda.


Según pudo reconstruir la agencia Noticias Argentinas de fuentes judiciales, en un galpón abandonado en San Carlos Sur se halló la camioneta Renault Kangoo que los prófugos habían robado de la casa de la ex suegra de Christian Lanatta en Berazategui tras escaparse del penal de General Alvear, además de restos de comida, frazadas y otros rastros y allí se produjo el primer tiroteo.


Alrededor de las 7.00, por orden del juez federal Sergio Torres, Gendarmería realizó tres allanamientos en esa localidad santafesina, en una zona de casas rurales a unos 4.000 metros de la ruta provincial 6, donde se abre un camino de tierra. Esos procedimientos no arrojaron resultados, pero por testimonios recogidos en la zona, los efectivos registraron también un rancho abandonado, que en su parte trasera tenía un galpón. Allí se encontró la camioneta de la ex suegra de Lanatta y en su interior había pistolas y dos teléfonos celulares, que ahora serán examinados por especialistas para determinar las últimas comunicaciones. Dentro del galpón también se halló leche, papel higiénico, arroz, frazadas y restos de comida.


Según las fuentes judiciales, en un pastizal cercano al galpón estaban escondidos tres hombres, que ante la aproximación de los gendarmes iniciaron el primer tiroteo, dejando a un efectivo herido de bala. En ese marco, los delincuentes huyeron a bordo de una camioneta Berlingo propiedad de Gendarmería que lograron robar del lugar. El segundo tiroteo se produjo poco después, mientras los tres hombres escapaban de los gendarmes y en esas circunstancias resultó herido el otro gendarme. La Berlingo blanca que los delincuentes sustrajeron en San Carlos Sur fue hallada abandonada poco después y de ella se llevaron armas y chalecos antibalas.


Mientras se mantiene el operativo cerrojo, los investigadores trataban de determinar en qué vehículo continuaron con la fuga o si se desplazaban a pie.

Más detenidos

En tanto, la investigación por la fuga continuó con al menos 17 allanamientos en los partidos de Quilmes y Berazategui, y un total de nueve detenidos, uno de ellos Franco Schillaci, hermano de uno de los prófugos. Además, hay otros tres demorados que aguardan la determinación del juez de la causa, quien debe resolver si los libera o los detiene.