Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Uno de cada tres hogares del AMBA sufre "pobreza energética"

Un informe revela que poco más de un tercio de la población porteña y metropolitana tiene que destinar más del 10% de sus ingresos para satisfacer los requerimientos de la canasta energética normativa.

Uno de cada tres hogares del AMBA sufre

Uno de cada tres hogares de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano sufren "pobreza energética", según un informe que calcula cuántas familias tienen que destinar más del 10% de sus ingresos para cubrir los requerimientos de la canasta energética normativa.

De acuerdo con los números relevados por el Centro de Economía Política (CEPA), "el 34 % de los hogares de la región metropolitana (CABA y AMBA) padece pobreza energética".

"Según los cálculos del presente estudio, más de un 40% de los menores de 18 años es pobre energético, siendo el porcentaje de 42% para los menores de 5 años. Del total de pobres energéticos, el 38% es menor de 18 años", calculó el informe.

Pobreza-energetica

Los motivos, de acuerdo con el documento, están vinculados no sólo con el nivel de ingresos sino también con el aumento a las tarifas de los servicios públicos que comenzaron a regir desde abril (luz y agua) y y octubre (gas). "La pobreza energética afecta el bienestar general de los individuos, pero especialmente tiene impacto sobre la salud de la población", dice el informe.

La situación se agrava a medida que los hogares no tienen acceso a algún servicio. Mientras que el 21% de los hogares que tiene acceso al servicio de agua y gas son "pobres energéticos", están en esta situación el 33% de los que tienen gas pero no agua y el 60% de los hogares que tienen agua pero no gas. La peor situación es para aquellos que no tienen acceso ni al gas ni al agua, entre los cuales la imposibilidad de cubrir los requerimientos básicos de la canasta energética alcanza al 67% de los hogares.

"El ser pobre por ingresos multiplica prácticamente nueve veces la probabilidad de que un individuo tenga dificultades para acceder a la canasta energética propuesta. El 87,5% de los individuos pobres por ingresos son pobres energéticos, mientras que solo el 10,3% de los no pobres por ingresos son pobres energéticos", asegura.

Según los últimos datos provistos por el Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC), el 32% de los argentinos son pobres y el 6,3% es indigente, de acuerdo con el relevamiento realizado por el organismo en el segundo trimestre del año.