U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Una iniciativa que apunta a dotar de competitividad a las empresas

Bertazza, del Consejo Profesional remarcó los beneficios para empresas

Bertazza, del Consejo Profesional remarcó los beneficios para empresas

La reforma tributaria con sus trece títulos y 319 artículos apunta a la competitividad de las empresas y, en ese sentido, guarda ciertas similitudes con la ley impositiva que impulsa el presidente estadounidense, Donald Trump.

La estimación oficial es que habrá una baja gradual de 1,5 puntos porcentuales de la presión tributaria de las empresas en 5 años, comentó Humberto Bertazza, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño.

Para Bertazza, el Gobierno buscó trabajar contra las aspectos legales que eran una traba para la competitividad de las empresas. "La idea es que mejore la situación de las compañías, y que esto después revierta en bienestar para las personas humanas", sostuvo.

Pero más allá de esas buenas intenciones, "las personas humanas no tienen muchos aspectos positivos en la reforma impositiva y sí algunos negativos, como las cláusulas que gravan la renta financiera" en cabeza de estos contribuyentes.

Las empresas tienen una serie de beneficios, como la disminución de Ingresos Brutos o la posibilidad de un alivio en el impuesto a los créditos y débitos bancarios, consideró Bertazza.

El impuesto al cheque continúa pero se baja la incidencia incrementando el porcentaje que se toma a cuenta de Ganancias en 5 años hasta llegar al 100%, de manera que termine siendo una manera de recaudar en forma anticipada el tributo a la renta.

Otro aspecto que para Bertazza juega a favor de las empresas en la reforma tributaria apunta a las pymes exportadoras y consiste en que quedan exentos del Impuesto a las Ganancias en su caso los reintegros a las exportaciones, que son un subsidio que se recibe por esas ventas al exterior, aunque las compañías grandes seguirán tributando.

Las empresas que no distribuyen las utilidades van a tener menor carga tributaria, porque el Impuesto a las Ganancias baja del 35% al 25% en cuatro años. "Esto tiene similitudes con la reforma de Trump", puntualizó Bertazza.

Respecto del impuesto cedular que grava la renta financiera para personas físicas, Bertazza destacó que los inversores extranjeros siguen exentos, salvo para las Lebacs, que fue un cambio de último momento. El objetivo como política económica es que se mantengan sus inversiones en el país, remarcó.