Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Una de cada cuatro multinacionales no cumplirá el plazo de un plan de la OCDE contra la evasión

El 25% de los directores de impuestos de sociedades multinacionales manifestó que sus empresas no cumplirán con el primer plazo propuesto por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) para la puesta en marcha del Plan de acción contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS), según un sondeo de la proveedora de soluciones e información inteligente Thomson Reuters, propietaria en Argentina de Editorial La Ley.
Thomson Reuters realizó un estudio con más de 180 ejecutivos de empresas y directores de impuestos y departamentos encargados de los informes de precios de transferencia en 35 países, abordando más de 20 industrias distintas, para conocer cómo las empresas multinacionales están reaccionando y preparándose para la puesta en marcha del Plan de Acción BEPS.
La erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS) hacia jurisdicciones de baja o nula tributación es un problema mundial y los países buscaron una mayor cooperación internacional para luchar contra estas prácticas.
Por tal motivo, desde el 2012 la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) trabaja en el desarrollo de un Plan de acción contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios.
El estudio realizado por Thomson Reuters demuestra que las empresas europeas están mayormente enfocadas en la planificación BEPS que el resto de sus pares en el mundo. La mayoría de las compañías con sede en Europa (59%), dijo que está activamente preparándose para BEPS, en comparación con el 48% de las empresas en América y Asia-Pacífico.
"Mientras que muchas corporaciones multinacionales están diligentemente preparándose para BEPS, algunas están limitadas por recursos escasos y otras están adoptando un enfoque potencialmente peligroso de esperar y ver", dijo Brian Peccarelli, presidente mundial del área de negocios Tax & Accounting de Thomson Reuters.
Durante el estudio, la mayoría de los encuestados manifestó que los requisitos de precios de transferencia, específicamente la documentación y la declaración país por país, son su mayor preocupación entre todas las acciones de BEPS.
A nivel mundial, el 74% dijo que completarán su análisis país por país para la primera fecha de vencimiento, el 31 de diciembre de 2017.
Pero dos tercios de los encuestados informaron que sus sistemas de IT no se integran con sus políticas de precios de transferencia, un problema que podría dejarlos expuestos.
Por otro lado, el 50% de los encuestados manifestó que sus empresas no tienen una base de datos centralizada con las políticas intercompany y las políticas fiscales necesarias para cumplir con los nuevos requisitos de documentación de precios de transferencia.
"La erosión de las bases y el traslado de beneficios (BEPS) requiere soluciones globales. En términos generales, se puede afirmar que el plan de acción de BEPS está alineado a la automatización de procesos para mitigar riesgos y es especialmente importante para los países en desarrollo", explicó Maximiliano Romero, gerente regional de Desarrollo de Negocios de Thomson Reuters para la región Sur-Andina, y añadió que "por esta razón, aunque no existan pautas definidas para cumplimiento de BEPS en determinados países, desde ya las empresas, sobre todo las multinacionales, deben prepararse para cumplir con las exigencias que surgirán a raíz de este Plan de Acción, ya que dependen en mayor medida de los ingresos por impuestos societarios".