Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un juez designado por el kirchnerismo

Sagitariano de 38 años y abogado egresado de la UBA, Sebastián Norberto Casanello fue, quizás, el candidato de más sencilla aprobación para ocupar uno de los cuatro juzgados vacantes en el fuero criminal y correccional, en octubre del año pasado. A Sebastián Ramos se lo criticaba por su pasado como secretario de Daniel Rafecas, a Marcelo Martínez de Giorgi por su accionar como subrogante y a Luis Rodríguez, entre innumerables acusaciones, por su cercanía con el auditor “K” Javier Fernández. Él era el más “limpio” de los cuatro jueces aprobados por el Poder Ejecutivo, resaltándose su juventud, su impecable carrera judicial y el antecedente inmediato de ocupar la secretaría de la Sala I de la Cámara del fuero.
Designado como titular del juzgado número 7, que hasta el año pasado subrogaba Norberto Oyarbide, del polémico juez heredó decenas de causas, entre ellas la que investiga el enriquecimiento ilícito de Ricardo Jaime y la de espionaje realizado por la Gendarmería sobre organizaciones y dirigentes sociales. También tramita la denuncia que recayó sobre el camarista civil Francisco de las Carreras, por la causa de Ley de Medios, sobre las supuestas dádivas que el Grupo Clarín le pagó.
En la Justicia, si bien resaltan su bajo perfil y sus antecedentes, lo incluyen dentro de la nómina de jueces “K” que integran el fuero federal. “Es kirchnerista, no les va a fallar en contra porque lo eligieron ellos”, comentan desde Comodoro Py, al tiempo que bromean que, una vez más, una causa contra el Gobierno cayó en un juzgado que ocupó Oyarbide. Como parte de su presunto curriculum oficialista resaltan que aplaudió cada intervención de la presidenta Cristina Fernández en el acto de la semana pasada sobre los proyectos de “Democratización de la Justicia”. No fue el único hombre de Comodoro Py que pasó por la Casa Rosada ese lunes, pero su presencia no resultó inadvertida, especialmente para quienes recordaron que había asumido como juez hace un semestre.
Protegido del camarista Eduardo Freiler, su ex jefe, Casanello tendrá como primera causa fuerte y propia el escándalo por el envío de fondos al exterior que se desató en Periodismo Para Todos, en Canal 13, y que pone en el centro de la escena a Lázaro Báez, uno de los empresarios más cercanos al Gobierno nacional.