Un grupo que nació tras las crisis de los 90

La Argentina no integra el G20 ni ocupa la presidencia del nucleamiento por ser un país desarrollado, como lo son casi todos los demás miembros. Fue invitada a formar parte en 1999, cuando aún gobernaba Carlos Menem y todavía era un referente a nivel global por haber logrado estabilizar su economía gracias al régimen de convertibilidad. La preocupación que motivó esta iniciativa tampoco era crear una agenda económica global (su rol actual), sino discutir mecanismos de contención para crisis financiera, ya que el mundo había sufrido en 1997 y 1998, cuando shocks externos iniciados el sudeste asiático primero y Rusia después hicieron temblar al globo.

De esa manera, los ministros de Finanzas del G7 (Estados Unidos, Alemania, Japón, Reino Unidos, Canadá, Italia y Francia), Rusia y Australia, más diez países de reciente industrialización de distintas regiones del mundo y la Unión Europea como bloque, dieron inicio a este nuevo agrupamiento diplomático. Además, cada año participan como invitados España, el país que ocupa la presidencia de la ASEAN, dos países africanos (el que preside la Unión Africana y un representante de la Nueva Alianza para el Desarrollo de frica) y un país invitado por la presidencia, que en este caso es Chile.

Más de Economía y Política