Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un gesto que busca mantener a raya las paritarias y calmar el descontento por la inflación

Un gesto que busca mantener a raya las paritarias y calmar el descontento por la inflación

Mantener a raya las aspiraciones sindicales de cara a la ronda de paritarias e intentar oxigenar el escenario social en medio del creciente descontento por los aumentos de precios. En esas prioridades clave para el futuro de la gestión económica parece justificarse la decisión de la administración de Mauricio Macri de apurar para hoy el anuncio de los cambios que reducen la carga del impuesto a las Ganancias sobre los salarios y muy posiblemente el incremento de los beneficios del régimen de asignaciones familiares, según deslizaron ayer colaboradores del Presidente.

Tanto en la Casa Rosada como entre la primera línea sindical reconocieron ayer que, en buena medida, la resolución de la paritaria federal docente, que avanzó en establecer un aumento del 40% sobre el piso salarial de la actividad, aceleró los tiempos del Ejecutivo para la oficialización de las medidas. Es que la magnitud de la oferta salarial a los maestros sacudió sobre todo a los dirigentes de aquellos gremios del sector privado a los que el Gobierno había planteado pactar subas por debajo del 30% con el compromiso de revisar los acuerdos en el segundo semestre en caso de una aceleración de la inflación.

"No te pueden pedir que firmes por 25% si el propio Estado como empleador está ofreciendo 40%. Nos están tomando el pelo", fue la queja rotunda que lanzó un importante referente de la CGT oficial que había comenzado a evaluar posibles esquemas para encolumnar su paritaria en los parámetros de la propuesta alentada por el macrismo. Otro dirigente justificó la crítica: "Claro que va a haber zapateo, acá nadie quiere quedar rezagado" en la discusión salarial. Incluso, no faltaron algunos gremialistas que advirtieron concretamente que el aumento a los docentes forzará la revisión de sus propias estrategias con vistas a las paritarias.

En el Gobierno confían que la decisión de apurar los anuncios de Ganancias y asignaciones servirá para calmar la bronca y tranquilizar a los gremios. Por ello, varios miembros del gabinete nacional se ocuparon especialmente de asegurar la presencia de los principales líderes sindicales en el acto de hoy en el que se oficializarán los anuncios. El mensaje que transmitieron fue el de garantizar que, si bien los nuevos cambios en Ganancias "no son una solución definitiva" para su reclamo, la medida implicará un "beneficio importante" para miles de trabajadores que en la actualidad están alcanzados por el tributo.

Por ello los jefes de las tres vertientes de la CGT, Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, además de los dirigentes Omar Maturano, Juan Pablo Brey y Roberto Fernández de la cúpula de la Confederación de gremios del transporte (CATT) y los referentes de los grupos de "independientes" y "gordos" de la central obrera oficial confirmaron que estarán hoy en la Casa Rosada para presenciar los anuncios. Su expectativa es que al menos parte de los beneficios salariales por la rebaja del tri buto entren en vigencia previo a la negociación salarial de manera de tranquilizar la progresiva presión de las bases por la suba de precios.